La concesionaria de autopistas Atlantia lanzó este lunes oficialmente una oferta pública de acciones (opa) para adquirir la totalidad de la compañía de infraestructuras española Abertis a razón de 16,5 euros por acción, según ha comunicado la empresa italiana en una nota. Se cierra así el proceso hecho público el pasado 18 de abril vía CNMV según el cual ambas firmas se comprometían a «explorar una operación corporativa».

La concesionaria italiana de autopistas registraba en la apertura de la Bolsa de Milán una subida del 2.48% al final del día. La subida de los títulos bursátiles de Atlantia ya rozaban el 2% después de anunciar la opa, pero han seguido mejorando frente a una moderada caída de las acciones de Abertis (-0,6%).

La oferta prevé la posibilidad para los accionistas de Abertis de una contraprestación en efectivo de los 16,5 euros por acción, pero también podrán elegir la opción de un canje que prevé que por cada título de la empresa española se entreguen 0,697 acciones especiales de la nueva emisión, partiendo de la base de un valor por acciones de 24,20 euros.

El valor de la operación lanzada por Atlantia es de 16.341 millones

La contraprestación en Acciones Especiales se puede realizar hasta por un máximo de 230 millones, un 23,2 % del total de la oferta. El valor de la operación lanzada por Atlantia es de 16.341 millones de euros por el total del capital de Abertis, añade la nota.

El pago en efectivo de los 16,5 euros por cada acción de Abertis o el canje de títulos con la nueva Atlantia ha sido calculado con una prima del 20 % sobre el precio medio de la acción de la empresa española en los seis meses anteriores al 13 de abril de 2017, última fecha de cotización, previa a la manifestación de interés.

La operación por canje de acciones se ha fijado incluyendo además el dividendo de 0,53 euros por título, que se pagará el 22 de mayo de 2017.

La operación dará paso a la mayor empresa de carreteras del mundo

Si la opa sale adelante, la suma de las dos compañías resultaría una operadora con más de 13.000 kilómetros de autopistas, el mayor operador de carreteras del mundo muy por delante del que sería el inmediato competidor, la multinacional francesa Vinci. Los ingresos del negocio de las carreteras de Abertis y Atlantia suman 8.711 millones frente a los 5.111 millones que facturó Vinci-Carreteras en 2016, hasta ahora líder.

Francisco Reynés y Salvador Alemany, vicepresidente y presidente de Abertis.

Francisco Reynés y Salvador Alemany, vicepresidente y presidente de Abertis. EP

Con todo, en 2021 Abertis perderá en España una gran cantidad de kilómetros de autopistas de peaje gestionados por esta empresa desde hace prácticamente medio siglo (la AP-7 y la AP-2, casi mil kilómetros de peajes) al vencer definitivamente la concesión.

Para que la opa salga adelante, primero se tendrá que conseguir las autorizaciones de los correspondientes organismos nacionales, así como la aceptación de la oferta por accionistas de Abertis, en su conjunto de, al menos, el 50 % más una de las acciones a las que se dirige la oferta.

«Incentivos a directivos»

Según la nota, quienes se conviertan en los nuevos accionistas de Atlantia podrán designar hasta tres consejeros en el futuro Consejo de Administración, que pasará si la opa prospera a 18 consejeros respecto a los 15 actuales.

A nivel laboral poco se conoce, y de ese poco la nota solo se refiere a la cúpula directiva. En el comunicado se explica que está previsto por parte de Atlantia un plan de «incentivos a directivos» con el objetivo de promover una «política común de gestión de recursos humanos con un esquema de compensación que combine retribuciones fijas y variables, con el objetivo de promover la creación de valor para ambas sociedades y la retención del personal clave». A finales de 2014 la catalana Abertis contaba con 16.580 trabajadores.

La sociedad italiana explica que la intención de esta operación «es promover acuerdos con el fin de reforzar tanto Abertis como Atlantia en sus respectivas áreas de excelencia». Atlantia asevera estar dispuesta «a analizar la reorganización» e, incluso, a la «transmisión a Abertis del control de su actividad en Chile (mediante aportación) y de su actividad en Brasil (mediante transmisión)».

En 2007 ya se intentó una posible fusión abortada por las autoridades políticas italianas

Asimismo, añaden, Atlantia tiene la intención de que las acciones de Abertis continúen cotizando en las Bolsas de Valores como actualmenteviene sucediendo. Igualmente, se recoge que el grupo italiano no tiene intención de ejercer su derecho de compra forzosa.

En 2007 ya se intentó una posible fusión entre Abertis y Atlantia, que finalmente no se llevó a cabo por los obstáculos de las autoridades políticas italianas a la operación. El alejamiento entre ambas se consumó después, cuando Abertis salió del capital de Atlantia en enero de 2011 al vender el 6,68 % de las acciones que le quedaban en el grupo italiano.

La empresa española volvió a Italia el año pasado con la compra de dos sociedades que controlan el 51,4 % del grupo industrial A4 Holding, cuyos principales activos son las autopistas A4 y A31, alcanzando el 59,93 % en febrero