El nuevo PSOE de Pedro Sánchez virará hacia la izquierda en muchos sentidos. Y el económico estará entre ellos. El flamante secretario general impulsará las propuestas que anunció el pasado 21 de febrero en Madrid, en un acto multitudinario en el Círculo de Bellas Artes. Detrás de las nuevas recetas económicas está Manuel Escudero. El economista, un histórico del PSOE, sale reforzado tras la victoria aplastante de Sánchez sobre Susana Díaz y Patxi López de este domingo.

Fuentes internas del partido dan por hecho que el nuevo líder contará con Escudero como principal asesor en materia económica. Los planteamientos ideológicos del economista, titulado en la London School of Economics y principal impulsor del Foro de Economía Progresista, están más a la izquierda que los de su antecesor, Jordi Sevilla; o las del ex secretario general de Economía del partido, Manuel de la Rocha.

Ambos remaron a favor de Pedro Sánchez en la campaña electoral de 2016; y participaron de forma activa en la elaboración del programa con el que el socialista concurrió a los comicios. Manuel Escudero también tiene experiencia en semejantes lides. Muy cercano a otros socialistas históricos como Josep Borrell o Cristina Narbona, arrimó el hombro en 2000 para elaborar el programa electoral que coordinaba Alfonso Guerra. Para desbancar a Mariano Rajoy, Sánchez sabe que este desafío exige recuperar el voto de izquierdas, buena parte del cual se encuentra en las redes de Podemos. Por esta razón, el líder socialista retará a la formación de Pablo Iglesias con medidas que también pueden gustar a su electorado. Estos son algunos de los planteamientos que defiende Escudero y que respaldará, con mayor o menor ímpetu, Pedro Sánchez en los próximos meses.

Combatir el neoliberalismo

Es una de las principales banderas de Escudero, asumida totalmente por Pedro Sánchez. No en vano, el documento que presentó en el Círculo de Bellas artes se titulaba Por una nueva socialdemocracia. El último artículo de Escudero, publicado en el Foro de Economía Progresista y difundido el pasado 16 de octubre, defiende una reinvención de la socialdemocracia. «Es imperativo que una socialdemocracia reseteada comience a pensar en nuevas políticas respecto al cambio climático, el envejecimiento de la población y los flujos migratorios». La filosofía del economista está plasmada en el documento con el que Sánchez acudió a la carrera por liderar por segunda vez el PSOE. «Los hechos evidencian que el capitalismo neoliberal está agotando su capacidad de readaptación ante los problemas que está generando. Ni sus más acérrimos defensores saben ya cómo salir del callejón sin salida en el que nos han metido», asevera el programa presentado en Madrid el pasado febrero.

Renta básica vía impuesto negativo sobre la renta

El nuevo asesor económico de Sánchez es un firme defensor de una renta básica para apoyar a los más desfavorecidos. En su opinión, debe estar articulada sobre un impuesto negativo de la renta. Esta es, precisamente, una de las medidas más concretas que contempla el documento de Sánchez. «Habría que valorar la viabilidad de un sistema de Transferencias Fiscales (también llamado Impuesto Negativo sobre la Renta), en el que se fijara, de acuerdo con el nivel de pobreza existente en estos momentos, un objetivo de renta mínima para todos los ciudadanos». Según el documento, los beneficiarios tendrían derecho «a percibir de la Hacienda Pública una transferencia relacionada con la diferencia entre los ingresos anuales que sean menores y ese mínimo garantizado por persona, con un compromiso de ir aumentando su techo en el futuro, de acuerdo con las posibilidades presupuestarias y las necesidades sociales». Escudero calcula que el impuesto negativo beneficiaría a más de 12 millones de personas en España y tendría una factura cercana a los 12.000 millones de euros. «Un coste importante, pero asumible», asegura el economista.

Semana laboral de 35 horas

Derogar la reforma laboral del PP, combatir la creciente precariedad en el empleo, articular un mercado laboral más humano… Hacia esos retos debe caminar el PSOE, según Sánchez. Y entre ellos, puede ganar fuerza la reducción progresiva de la jornada de trabajo. En el mismo artículo, Escudero defiende «el acortamiento gradual de las horas de trabajo sin disminución de salarios, comenzando con la jornada semanal de 30 horas». La tendencia que propone el programa de Sánchez es idéntica, si bien plantea arrancar con una adaptación progresiva, cuya primera etapa sería alcanzar la jornada laboral de 35 horas. «Hay que plantearse el reparto del trabajo asalariado, por lo que la disminución de las horas de trabajo, con salarios negociados en función del reparto de la productividad, es una demanda que tiene que pasar a primer plano. En este terreno nuestra propuesta es avanzar, como un primer paso, a la jornada de 35 horas antes de 2020».

Salario Mínimo de 1.000 euros

Pedro Sánchez propone «fijar el Salario Mínimo Interprofesional, respetando el diálogo social, en 1.000 euros mensuales para 2020». El objetivo del nuevo PSOE es doble: alcanzar el 60% del salario medio, como establece la Carta Social Europea; y garantizar que «esta renta laboral fundamental mantenga de manera estable esta relación con el salario medio del país».

Impuestos para financiar las pensiones

El programa de Sánchez aboga por reforzar el sistema público de pensiones y huir de los privados, lo cual exigirá una serie de medidas. «No debe admitirse la utilización del envejecimiento de la población como coartada para acabar con el sistema público de pensiones a favor de los fondos basados en la capitalización de las aportaciones privadas», asegura el documento presentado el pasado 20 de febrero. Por un lado, España necesita mantener «un número de trabajadores y trabajadoras en activo suficiente, con salarios dignos, que permitan asegurar las pensiones de un número creciente de jubilados y jubiladas». Sin embargo, dados los problemas financieros que sufre el sistema, la Seguridad Social deberá nutrirse de otras fuentes. «Una opción básica es ir despegando gradualmente los sistemas de pensiones tanto de las incertidumbres del sistema financiero como de las derivadas del decrecimiento de la población», escribe Manuel Escudero. El economista propone dar entrada «a un nuevo sistema por el que una parte creciente de las pensiones sea sufragada a través del sistema fiscal y de nuevos impuesto». El programa de Pedro Sánchez comparte la receta: plantea «mejorar la recaudación de la Seguridad Social con medidas dirigidas a incrementar los ingresos, procedentes de los PGE a través de la fiscalidad general, diversificando las fuentes de ingresos en la Seguridad Social».

Frenar los oligopolios

El documento de Sánchez no se anda por las ramas y apuesta por «acabar con los oligopolios de las eléctricas y democratizar la generación de energía solar». Recoge así las posiciones de Escudero: «Una socialdemocracia reiniciada no está en contra del mercado capitalista, pero no hace ninguna concesión a los poderes abusivos que operan hoy en él, y tiene como objetivo erradicarlos». En su último del Foro de Economía Progresista, el economista propone «ir sistemáticamente eliminando su intromisión opaca en las regulaciones públicas, su elusión a paraísos fiscales, los privilegios fiscales y de subvenciones de los que se benefician».