El grupo Baraka, con el empresario murciana Trinitario Casanova al frente, ha cerrado la compra del Edificio España de Madrid al grupo chino Wanda por 272 millones de euros. Tras la compra, Casanova lo ha traspasado a la cadena hotelera Riu, con quien ha llegado a un acuerdo para adquirir el 100% de la propiedad del inmueble.

De esta manera la hotelera comenzará la reforma para crear el Riu Plaza, en plena Plaza de España de la capital. Por su parte, el grupo Baraka se hará cargo de la zona comercial en la parte baja del edificio, donde abrirá unos grandes almacenes con alrededor de 15.000 metros cuadrados de superficie.

La fecha de la venta ha sido clave. El pasado 3 de abril Wanda le dio un ultimátum al grupo Baraka: o Trinitario Casanova pagaba los 272 millones de euros, o la compra se iba al traste. «Si la operación no se completa el 1 de junio Wanda Europa se verá abocada a romper el acuerdo y a retener el depósito recibido», rezaba el comunicado enviado por la firma a la Bolsa de Valores de Hong Kong. Ese depósito era de 20 millones de euros.

Era la segunda vez que los chinos amenazaban a Casanova con romper el acuerdo de venta del Edificio España. En enero, otro comunicado de Wanda lanzó el primer ultimátum al no haber pagado todavía Baraka la señal inicial. La nota en la bolsa de Hong Kong contradice lo que dijo la firma murciana el pasado viernes, alegando que Wanda no había presentado sus resultados anuales y eso retrasaba la operación.

El futuro hotel Riu Plaza tendrá 24 plantas, de las 27 alturas que tiene el Edificio España, con cerca de 650 habitaciones y una calificación de cuatro estrellas. Además destinará 1.800 metros de superficie a eventos como conferencias y reuniones, tendrá dos restaurantes y una piscina en la azotea, con un bar.