El culebrón de Popular toca su fin. La entidad con más de 90 años de historia pasará a estar controlada por Banco Santander. Así lo ha confirmado el grupo que preside Ana Botín en una comunicación enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La operación se ha cerrado por el precio de un euro, después de que las autoridades europeas y el Frob decidieron ejecutar la resolución del banco presidido por Emilio Saracho. Esta decisión fue adoptada después de que el BCE determinó la inviabilidad del banco. según informa el Frob.

La declaración de inviabilidad por parte del BCE responde a los problemas de liquidez derivados del deterioro de su base de depósitos durante los últimos meses y la incertidumbre sobre sus planes privados para afrontar posibles deterioros del balance de la entidad. La decisión de resolución y utilización del instrumento legal previsto para estos casos se fundamenta en la necesidad de garantizar la estabilidad financiera y prevenir efectos de contagio al resto del mercado.

El BCE determinó este martes que Popular no era viable por la fuga de depósitos

Los supervisores acordaron entonces abrir un proceso competitivo en el que la oferta de Santander ha resultado vencedora. Tras la firma del acuerdo, llevada a cabo esta misma mañana, el banco que preside Ana Botín ha pasado a controlar el 100% del negocio de Popular. Para ello, ha procedido a la amortización íntegra de la totalidad de las acciones de Banco Popular en circulación al cierre de ayer y de las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de capital regulatorio Additional Tier 1 emitidos por Banco Popular y la conversión de la totalidad de los instrumentos de capital regulatorio Tier 2 emitidos por Banco Popular en acciones de Banco Popular de nueva emisión, todas las cuales han sido adquiridas por Banco Santander por un precio de un euro.

De este modo, la resolución de Popular se ejecuta sin comprometer recursos públicos, ni afectar a ningún acreedor ordinario ni depósito. “La decisión tomada hoy protege a los depositantes y el funcionamiento crítico de Banco Popular. Esto muestra que las herramientas dadas a las autoridades de resolución después de la crisis son efectivas para evitar que el dinero de los contribuyentes se use para rescatar bancos”, ha afirmado la responsable del Mecanismo Único de Resolución, Elke König.

El objetivo de la venta es atajar los problemas derivados de la inviabilidad de Banco Popular, garantizar la continuidad de las actividades desarrolladas por la entidad y proteger a los depositantes de Banco Popular, según informa el Frob.

Santander se convierte en el banco líder en España, con una cuota del 20% en créditos

Como parte de la operación, Banco Santander tiene previsto realizar una ampliación de capital de aproximadamente 7.000 millones de euros que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular. Las actuales acciones de Banco Santander tendrán derecho de suscripción preferente en el aumento de capital. La entidad que preside Ana Botín asegura contar con compromisos suficientes para cubrir dicho importe.

La CNMV ha acordado suspender la cotización de las acciones de Popular, así como de todos sus instrumentos de deuda.

Desde Banco Santander se explica, en una nota de prensa, que la operación generará un retorno de entre el 13 y el 14% hacia 2020 y tendrá efecto positivo en beneficios a partir de 2019. Generará sinergias por 500 millones de euros anuales a partir de 2020.

Con la adquisición de Popular, el grupo que preside Ana Botín se convierte en el banco líder en créditos y depósitos en el mercado español, con una cartera de clientes de 17 millones. Su cuota de negocio en crédito alcanzará el 20%, mientras que en el segmento de pymes, uno de los más codiciados del negocio de Popular, concentrará un 25% del mercado.

La entidad explica que “aumentar el negocio de pymes figura entre las prioridades estratégicas del grupo en España y la integración permitirá mejorar la diversificación de la cartera de negocio, con más peso en segmentos que aportan mayor rentabilidad en un momento positivo del ciclo económico”.

Saneamiento: 7.900 millones de provisiones

Santander ha señalado en un comunicado que para situar el nivel de provisiones y de capital de Popular en línea con el resto del grupo, hará 7.900 millones de euros de provisiones adicionales para activos improductivos, de los que 7.200 millones cubrirán activos inmobiliarios. Eso llevará el nivel de cobertura del riesgo vinculado a la actividad inmobiliaria del 45% al 69%, significativamente por encima de la media del sector que es del 52%.

Generará sinergias de 500 millones al año a partir de 2020 y reitera su objetivo de ratio de capital del 11%

Tras estas operaciones, se espera que el impacto en el capital CET1 del grupo sea neutral y, a futuro,la transacción incrementará la capacidad del banco para generar capital orgánicamente. Santander mantiene su compromiso de aumentar su ratio de capital CET1 por encima del 11% en 2018.

Con esta operación, el nuevo Santander se convierte en el primer banco de España por activos, con cerca de 466.000 millones de euros, adelantando de BBVA y CaixaBank. En España, eleva su cuota de mercado en crédito del 12,3 al 19,5% y la de recursos del 13,1% al 18,8%. El liderazgo en pymes de Popular, que tenía una cuota del 13,8%, da a Santander el control de la cuarta parte de este negocio en España, con el 24,8% del mercado.