Telefónica presume de ser un generador de riqueza en los países en los que está presente. La mayor aportación se la lleva España, donde el grupo de telecomunicaciones calcula que aportó el año pasado un total de 16.754 millones de euros a la economía nacional. Esto es, la compañía genera el equivalente a un 1,8% del producto interior bruto (PIB) del país.

Así se recoge en el Informe Integrado 2016 presentado hoy por el grupo, en el que se resume la visión estratégica de la corporación tanto financiera como no financiera. En el conjunto de los países en que opera Telefónica estima que su aportación alcanzó el pasado año los 53.244 millones, lo que supone un 0,6% del PIB conjunto de todos los países (España, Brasil, Reino Unido, Alemania, Argentina, Chile, Colombia, México… hasta un total de 17).

Un total de 12.316 millones en Brasil (0,9% del PIB local), 7.331 millones en Alemania (0,3%), 6.040 millones en Reino Unido (0,3%), 3.317 millones en Argentina (1,4%), 2.391 millones en Perú (1,6%), 2.352 millones en Chile (1,2%)… Son algunos de los registros con los que la compañía quiere ensalzar su papel como generador de riqueza.

Las estimaciones de Telefónica apuntan a que cada euro que genera la propia compañía conlleva la 1,14 euros adicionales de forma directa e inducida en las economías de los países en que está. «Así la aportación total al PIB de esos países es de 3,5 euros por cada euro que genera», subraya el grupo.

En plena polémica sobre las estrategias tributarias a las que se agarran las multinacionales, buscando fórmulas para rebajar el pago de impuestos, Telefónica subraya que abonó a las haciendas públicas 22 de cada 100 euros ingresados, elevando su contribución tributaria de 11.365 millones de euros en todos los países. En el caso de España, el pago de impuestos se rozó los 2.900 millones de euros, una cuarta parte del total.

Según el grupo presidido por José María Álvarez-Pallete, su actividad sirvió para crear 127.323 empleos directos el año pasado, a los que sumaría otros casi 790.000 más indirectos y otros 361.100 puestos inducidos. En total el impacto de su negocio en el empleo alcanzó los 1,27 millones de puestos de trabajo. Esto es, por cada persona incorporada a su plantilla genera siete empleos más.