Amazon entra pisando fuerte en el mundo de los supermercados. Y el sector ya está temblando. Al menos, en bolsa.

La adquisición de Whole Foods por parte de Amazon supone la irrupción del gigante tecnológico en el mercado del comercio minorista de alimento y le posiciona para convertirse a medio plazo en uno de los grandes jugadores del sector. Según la firma de análisis L2, Amazon llegará a ser una de las cinco primeras compañías de supermercados dentro de cinco años, tal y como recoge el portal MarketWatch.

La operación, valorada en 13. 700 millones de dólares (12.245 millones de euros), ha desatado la euforia entre los inversores de Whole Foods, cuyas acciones se revalorizan cerca de un 30%. Y también los títulos de Amazon la han acogido con un optimismo que se traduce en alzas en el entorno del 3%.

Compañías como Kroger, Costco y Wal-Mart pierden más del 4,5% tras la operación

Pero para el resto del sector, la noticia ha sentado como un jarro de agua fría. El índice sectorial de comercio básico del S&P 500 registra este viernes sus mayores caídas en el año, mientras grandes cadenas como Kroger, Costco y Wal-Mart sufren descalabros que en el caso de la primera superan el 10%  y se sitúan por encima del 4,5% en el caso de las otras dos. Y la firma de grandes almacenes Target también restaba más de un 7,5%.

Según datos ofrecidos por Bloomberg, mientras la capitalización conjunta de Whole Foods y Amazon ha repuntado este viernes alrededor de 15.500 millones de dólares, la del sector del consumo básico se ha reducido en unos 39.000 millones.

El nerviosismo también ha alcanzado a las firmas del sector en Europa, especialmente a las cadenas británicas, país donde Whole Foods también tiene presencia. Tesco y J. Sainsbury firmaron recortes próximos al 5 y al 4%, respectivamente. La holandesa Ahold Delhaize ha cedido cerca de un 10%, mientras que las francesas Carrefour y Casino se dejaron un 3,2% y un 2,6%, de forma respectiva.

De este modo, la compra de Whole Foods, lejos de provocar una reevaluación de los activos del sector, como suele ser habitual tras este tipo de operaciones, ha conllevado una fuerte depreciación.

Este revés evidencia el temor que ha desatado en el sector la llegada de Amazon. Según señalan diversos expertos, la disrupción tecnológica que traerá la compañía de Jeff Bezos a este mercado supone una amenaza para los márgenes de las compañías tradicionales. «En este caso lo que se está viendo es la entrada de Amazon, que es el destructor de márgenes, en una categoría», apunta David Schick, director de análisis de Consumer Edge Research, en declaraciones a MarketWatch.

El mercado teme que la competencia de Amazon acabe golpeando la rentabilidad del negocio

Las firmas del sector pueden verse obligadas a revisar sus estrategias de precios si Amazon consigue trasladar su conocida eficencia de costes al mundo del comercio de bienes básicos. De hecho, Whole Foods ya se encontraba inmersa desde hace tiempo en una estrategia de descuentos que podría verse agudizada bajo el control de Amazon. Una de las vías más factibles para propiciar esta rebaja de costes sería del empleo de tecnología para reducir personal. De este modo, algunos expertos calculan que la factura media de la compra podría llegar a reducirse hasta más de un 20%.

El movimiento de Amazon, aunque el más destacado, no es el primero hacia la digitalización del mercado de los supermercados. No en vano, Wal-Mart adquirió el año pasado la startup Jet.com con vistas a aprovechar la tecnología digital de la empresa en la transformación de su propio negocio.

Algunos expertos observan que la llegada de Amazon al sector del comercio básico no afectará exclusivamente a los supermercados de alimentos sino que puede tener un impacto reseñable sobre todo el segmento comercial.