El reinado del petróleo empieza a dar síntomas de agotamiento y es hora de preparar el relevo. En la compañía vasca Petronor han comenzado a prepararse para el día de la abdicación del ‘oro negro’ por el ‘oro’ de las energías limpias. Conscientes de que el consumo del petróleo y los gasóleos se reducirá a medio plazo, y que la irrupción de sistemas basados en energías verdes se impondrá, y en especial en el ámbito de la automoción, la compañía ha activado un plan para pasar de ser una compañía eminentemente petrolera a transformarse en un gigante energético con el coche electrónico como objetivo prioritario.

Petronor dejará así de ser exclusivamente una refinería de petróleo y sus derivados para transformarse en un centro de investigación e innovación con presencia en sectores que considera claves como el de los acumuladores energéticos y las energías renovables. Aspira, entre otros objetivos, a disponer de una amplia red de electrolineras capaces de cubrir la demanda de energía eléctrica en crecimiento y que se disparará en los próximos años.

Para ello a comienzos de año creo la filial, ‘Petronor Innovación’ que tiene por misión la investigación, el desarrollo y la innovación en el sector de la energía y otros relacionados, así como la incorporación de nuevas tecnologías en productos y procesos de fabricación. Esta nueva filial de la compañía del Grupo Repsol será la plataforma sobre la que pivotará el histórico cambio estratégico marcado por la dirección del grupo.

Se estima que una de cada cuatro refinerías europeas cerrará en los próximos 25 años por falta de rentabilidad

Petronor subraya que la industria de refino europea afronta una situación de incertidumbre generalizada que le obliga a adaptarse a la nueva demanda. Se estima que una de cada cuatro refinerías europeas cerrará en los próximos 25 años por falta de rentabilidad. Petronor se ha propuesto no sólo sobrevivir al ajuste de un mercado en constante evolución sino aspirar a situarse en niveles de liderazgo del mismo. Desde la compañía no esconden que ello exige una mejora sustancial en eficiencia energética, apostar por una innovación disruptiva y reconvertirse en una plataforma que oferte energía diversa y diversificada en diferentes soportes, desde el hidrocarburo convencional hasta los electrones.

Petronor Innovación, 15 millones

Petronor Innovación está dirigida específicamente a identificar las áreas potenciales de innovación, detectar las tecnologías más avanzadas aplicables al sector, buscar alianzas en los centros tecnológicos más propicios y potenciar una estrategia de innovación abierta, captando el talento allí donde exista. La nueva empresa contempla para 2017 un presupuesto de 15 millones de euros, bajo la dirección de Andreu Puñet, consejero delegado de Petronor, lo que permitirá una plena conjunción de criterios e intereses entre los objetivos pretendidos por la compañía petrolera y las propuestas innovadoras que vayan a surgir de la labor investigadora de su filial, Petronor Innovación.

La compañía también ha anunciado hoy que en el plazo de dos años espera haber concluido la construcción de sus nuevas instalaciones en la central de Muskiz (Vizcaya), donde ha proyectado un gran edificio de oficinas en los que invertirá 13 millones de euros.

La compañía ha reducido a la mitad su déficit desde 2013 hasta rebajarlo a 650 millones

La compañía petrolera ha iniciado un nuevo ciclo de recuperación que confía en consolidar este año. Si en 2015 logró erradicar la pérdidas el año pasado cerró el ejercicio con unos beneficios de 222,4 millones de euros después de impuestos, lo que supone una mejora del 12,5% respecto al ejercicio anterior. Un resultado logrado incluso pese a una caída en la cifra de negocio de más del 14% respecto a 2015 – con una cifra de negocio de 4.607 millones frente a los 5.390 de 2015- pero que ha sido compensada por un mayor margen de beneficio en el precio del crudo y la consecución de unos índices de eficiencia mayores en el proceso de producción. Petronor vendió el año pasado 11.006 toneladas de crudo a razón de un 40% al mercado exterior y el resto al nacional.

En 2013 Petronor acumulaba una deuda de 1.121 millones de euros y gracias a las amortizaciones realizadas en los últimos años se ha logrado cerrar el pasado ejercicio en 650 millones de euros. Una cifra que en lo que va de 2017 también se ha reducido en otros 25 millones de euros.