El puesto de mandos de Uber está libre. La renuncia este martes de Travis Kalanick como consejero delegado de la compañía ha obligado a la junta directiva a iniciar el proceso para encontrar al piloto idóneo que pueda enderezar el rumbo.

Y entre los candidatos para asumir esta responsabilidad un nombre parece destacar por encima del resto: el de Sheryl Sandberg. La actual responsable de operaciones de Facebook es “la primera opción” de la junta directiva de Uber para tomar las riendas de la empresa de transporte privado, según fuentes consultadas por el diario New York Post.

La candidatura de Sandberg estaría patrocinada de forma especial por Arianna Huffington, miembro del consejo de Uber, que mantiene una estrecha amistad con la ejecutiva de Facebook. Tanto Huffington como otros miembros de la junta directiva consideran que Sandberg cumple con el perfil idóneo para dirigir la compañía. “Sheryl es vista como lo que esta empresa necesita exactamente en este momento”, aseguraron algunas fuentes al diario estadounidense.

Sandberg, que cuenta con 48 años, se incorporó a Facebook en marzo de 2008, proveniente de Google. Antes, había desempeñado algunas funciones en la consultora McKinsey y, previamente, había colaborado con el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Larry Summers, durante la presidencia de Bill Clinton.

El consejo de Uber cree que una mujer al frente sería ideal para reconducir la situación

La apuesta por Sandberg es también reflejo entre los directivos de la compañía de que el nuevo responsable de Uber debe ser una mujer. Y es que la salida de Kalanick, motivada por la presión de los principales accionistas, se ha producido en medio de un ambiente enrarecido en la compañía, marcado por las acusaciones de acoso sexual.

Hace apenas una semana se hizo pública una investigación interna sobre el ambiente de trabajo dentro de Uber. Dicho informe, de cuyas pesquisas se encargó el ex fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, se puso en marcha por las denuncias de Susan Fowler Rigetti, una ex ingeniera de Uber.

Fowler escribió un post en su blog en el que explicaba que había sufrido acoso sexual y discriminación de género durante el año que trabajó en la compañía. Sus acusaciones no debían ir muy desencaminadas, ya que provocaron el despido de hasta 20 empleados.

Por todo esto, además de Sandberg, otras mujeres han aparecido en el listado de candidatas al puesto de consejero delegado de Uber. Entre ellas se encuentran Marissa Mayer, hasta hace pocas semanas directora ejecutiva de Yahoo, recién adquirida por Verizon, y Helena Foulkes, ejecutiva del grupo farmacéutico CVS, que ya había sonado para ocupar el puesto de número dos en la compañía.

Entre las opciones masculinas, han sonado los nombres de Tom Staggs, ex jefe de operaciones de Disney, y de Tim Armstrong, consejero delegado de AOL.

El nuevo responsable de Uber no sólo tendrá que lidiar con los problemas internos de la compañía. Las cifras financieras que deja Kalanick en el momento de su dimisión también representan todo un desafío. Uber cerró 2016 con un agujero en sus cuentas de más de 3.000 millones de dólares, casi 2.700 millones de euros al cambio actual, mientras que en 2015 las pérdidas rebasaron los 2.000 millones de dólares.