La salida a bolsa de Unicaja avanza de manera inexorable. Tras abrir el pasado jueves el periodo para solicitar acciones del banco, la entidad malagueña ha anunciado este martes que ya cuenta con suficiente demanda para cubrir todos los títulos en oferta, incluidos los reservados para los bancos colocadores (el denominado green shoe).

Estas solicitudes estarían situadas dentro del rango de precios fijado por el banco para su salida a bolsa, que valora las acciones entre 1,1 y 1,4 euros, según ha detallado la entidad en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

De este modo, Unicaja despeja cualquier recelo que pudiera subsistir sobre sus perspectivas de saltar al parqué. A lo largo del proceso, se han generado diversas dudas, agudizadas en las últimas semanas por la caída de Popular y las turbulencias que agitaron la cotización de Liberbank. En esas circunstancias, la posibilidad de que el banco presidido por Manuel Azuaga acabara absorbido por otra entidad, con CaixaBank como principal candidato, ha sobrevolado los ambientes financieros.

Sin embargo, el banco ha mantenido el plan de salida a bolsa como primera opción y su persistencia parece encaminada a dar frutos, aunque, como la propia Unicaja ha reconocido, las ofertas recibidas hasta la fecha no son vinculantes y, por lo tanto, “pueden ser revocadas por los inversores en cualquier momento hasta el cierre de libro de demanda”, que está estipulado para el próximo 28 de junio.

Las ofertas pueden ser revocadas hasta el cierre del libro de demanda, el próximo 28 de junio

La entidad prevé iniciar su andadura en el parqué el viernes 30 de junio, con una valoración máxima de 2.254 millones de euros, incluido el green shoe, que se rebajaría hasta los 1.771 millones en el caso del rango de precios determinado por la entidad.

De alcanzar la valoración máxima prevista, Unicaja casi triplicaría la capitalización actual de Liberbank y superaría a otras grandes firmas de la bolsa española como NH Hotels o Técnicas Reunidas. Sería el séptimo mayor banco de la bolsa española y una de las cincuenta mayores cotizadas del país.

Para llevar a cabo la operación, Unicaja tiene previsto emitir 625 millones de nuevas acciones, con las que obtendría entre 659,6 y 841,5 millones de euros, que podrían incrementarse en un máximo de 84,1 millones de euros con la venta de los títulos puestos a disposición de los bancos que dirigen la operación de salida a bolsa (el green shoe).

Los nuevos títulos emitidos por el banco supondrán, al menos un 40,4% del capital de Unicaja, por lo que la operación propiciará una dilución del peso de la Fundación Bancaria Unicaja en el grupo, para ajustarse a la normativa legal. Actualmente, la fundación es el accionista de control de Unicaja Banco y posee el 86,7% de su capital. Del resto del capital, un 4,5% está en manos de inversores minoristas y un 8,8% de inversores institucionales.

Si alcanza la valoración máxima, Unicaja se situaría entre las 50 mayores cotizadas de España

Con los fondos obtenidos en la operación, Unicaja tiene previsto devolver las ayudas del estado que recibieron las Cajas EspañaDuero, adquiridas por el grupo malagueño. Así, prevé destinar 604 millones de euros a amortizar los bonos convertibles (CoCos) del Frob y reforzar su posición de capital y otros 62 millones a recomprar la participación del Frob en EspañaDuero. El resto se destinaría a otras finalidades corporativas.

Según ha detallado la propia entidad, “la salida a Bolsa de Unicaja Banco fortalecerá el crecimiento a medio y largo plazo de la entidad, que encara esta nueva etapa con el foco en el desarrollo de su negocio nacional, donde ocupa una clara posición de liderazgo en sus regiones de origen (Andalucía y Castilla y León)”. El grupo se ha marcado entre sus objetivos para 2020 alcanzar un ROE (rentabilidad financiera) superior al 8% y mantener una ratio de capital CET1 Fully Loaded superior al 12%.

Unicaja señala en el folleto de la salida a bolsa que aún no ha definido una política de dividendos, pero tiene intención de remunerar a sus accionistas a corto plazo y elevar progresivamente el payout (porcentaje de beneficios destinados al dividendo) desde el 12,6% de 2016 a cerca de un 40% en 2020.

En la salida a Bolsa actúan como coordinadores globales y agentes colocadores de la operación los bancos de inversión Morgan Stanley y UBS, mientras que Citigroup y Credit Suisse ejercen como agentes colocadores. Alantra, Fidentiis y Stifel Nicolaus Europe Limited y Rothschild también participan en la operación.

La operación de Unicaja supondrá la reactivación del mercado de salidas a bolsa, tras un intenso estreno de año que ha situado a la bolsa española al frente del ranking de OPV (Operación Pública de Venta) en Europa, tras los debut de Prosegur Cash, Neinor y Gestamp. La papelera Lecta también se encuentra ultimando su estreno bursátil.