Prisa toma aire en bolsa. El conglomerado de medios ha hecho pleno de subidas en lo que va de semana y acumula una revalorización superior al 42% en tan solo tres sesiones. Este miércoles, sus acciones han escalado un 15%, con un volumen de negociación seis veces superior a su media reciente.

Los inversores muestran de este modo su visto bueno al cambio de consejero delegado que el grupo hizo oficial el pasado viernes. A partir de septiembre, Manuel Mirat asumirá este puesto en sustitución de José Luis Sainz, que deja el cargo después de tres años.

La medida ha sido interpretada sobre el parqué como el primer paso para un cambio de rumbo en la gestión de una compañía que se enfrenta a un futuro convulso. El elevado peso de la deuda ha situado a Prisa ante una agónica cuenta atrás para evitar caer en manos de sus acreedores. Y diciembre de 2018 es la fecha señalada en rojo en los despachos del grupo mediático, que tiene que hacer frente entonces a la refinanciación de 957 millones de euros.

Los inversores esperan que el nuevo consejero delegado aborde la reestructuración de Prisa

En esta delicada tesitura, y una vez aparcada la venta de Santillana, la compañía que preside Juan Luis Cebrián parece abocada a ejecutar la venta de diversos activos y acometer una exigente ampliación de capital para una compañía que, a día de hoy, tiene una valoración de mercado de 262 millones de euros.

No obstante, los inversores han decidido dar un voto de confianza al nuevo consejero delegado, a la espera de que vaya ejecutando su plan de salvación para la compañía. De este modo, Prisa extiende un rebote que, desde los mínimos históricos que registró el pasado 9 de junio, le ha llevado a recuperar más de un 60%.

Pero las firmas de análisis se muestran bastante más cautas. Tanto en Fidentiis como en Alantra sugieren que la permanencia de Cebrián al frente de Prisa mitiga las opciones de un cambio radical en la gestión del grupo. «Prisa necesita un consejero delegado con rienda suelta para reestructurar el negocio, lo que implica una serie de decisiones difíciles. Creemos que será necesario un compromiso con una reestructuración profunda, antes de la ejecución de una ampliación de capital y adicionales ventas de activos», observan los analistas de Fidentiis.

En la misma línea, los analistas de Alantra recalcan los notables retos a los que se enfrenta Mirat. «Nuestro punto de vista es que el desafío para el nuevo consejero delegado sería recortar costes, vender activos y refinanciar la deuda de 1.500 millones de euros».

Esta firma de análisis, al igual que Banco Sabadell, reitera su consejo de venta sobre el valor, recordando que «dada la muy débil posición financiera, la baja rentabilidad y la generación de flujos de caja libres, y el hecho de con una deuda próxima a los 1.000 millones de euros que vencen a finales de 2018, vemos un importante riesgo de ampliación de capital».

Pese a la reciente remontada, Prisa acumula aún un retroceso en bolsa del 36% en 2017

A pesar del fuerte avance de los últimos días, Prisa arrastra aún un notable castigo en bolsa. Sus acciones acumulan un retroceso superior al 36% en lo que va de año, que se eleva por encima del 90% desde 2011.

La compañía se encuentra ultimando la venta a Altice de Media Capital, su filial de comunicación y entretenimiento en Portugal, en una operación que según algunas operaciones podría llegar a alcanzar los 450 millones de euros.

Desde Fidentiis creen que Prisa debería aplazar esta venta y enfocarse en una reestructuración de su negocio, ya que en la coyuntura actual es visto como un vendedor forzado y Altice podría presionar para conseguir un precio muy ventajoso. Además, como observan en Alantra, aunque Prisa obtuviera los 450 millones rumoreados, «la venta de Media Capital sería una solución incompleta y debería complementarse con un aumento de capital de al menos 600 millones de euros».