Bankia logró un beneficio neto atribuido de 514 millones de euros en el primer semestre del año, con un crecimiento del 6,7% frente al año anterior.

«La fortaleza de los ingresos del negocio tradicional bancario, junto al control de los gastos, las menores provisiones por la bajada de la morosidad y la caída de los adjudicados explican la mejora del beneficio y llevan la rentabilidad sobre fondos propios al 8,6%, frente al 8,2% del primer semestre de 2016», explica la entidad nacionalizada.

El margen de intereses alcanzó los 995 millones de euros, un 11,4% menos, como consecuencia principalmente del menor rendimiento de las carteras de deuda y el efecto de los bajos tipos de interés. Los menores costes de financiación y la estabilización del rendimiento del crédito tienen un reflejo positivo en el margen de clientes, que crece hasta el 1,59%.

Por el lado de las comisiones, Bankia explica que la mayor actividad y vinculación de los clientes con la entidad se tradujo en mayores ingresos por este concepto, compensando así la decisión adoptada en enero de 2016 de eliminar todas las comisiones a los clientes que tuviesen domiciliada su nómina o pensión.

Los ingresos netos por este concepto sumaron 425 millones de euros en el primer semestre, un 4,7% más respecto al mismo periodo de 2016, impulsados por la mayor utilización de tarjetas, medios de pago y valores.

Los resultados por operaciones financieras alcanzaron los 262 millones de euros, en buena medida por la gestión de las carteras de renta fija. Además, el cargo en la cuenta de resultados del segundo trimestre de la aportación al Fondo Único de Resolución asciende a 54 millones de euros.

Con todo ello, el margen bruto cayó un 2,3% y se situó en 1.648 millones de euros. Por el lado de los gastos, los costes de explotación se redujeron en el semestre un 2,8%, hasta los 764 millones de euros, manteniéndose la tendencia de control en esta partida. De esta forma, el ratio de eficiencia acumulado en el semestre es del 46,4%, ligeramente mejor que el 46,6% de los seis primeros meses de 2016. Descontados los ingresos por operaciones financieras y diferencias de cambio, la eficiencia recurrente es del 55,3%.

En los seis primeros meses del año, Bankia mejoró su nivel de solvencia.  El ratio de capital de más calidad CET1 BIS III fully loaded subió en 80 puntos básicos, hasta 13,82%.

La dotación a provisiones acumulada en la primera mitad del año ascendió a 238 millones de euros. El coste de riesgo fue de 25 puntos básicos este semestre, frente a los 28 puntos básicos de hace un año.

Así, en los 12 últimos meses, la base de clientes de Bankia se elevó en 107.000, con una subida del número de nóminas y pensiones bajo gestión que también superó las 100.000.

Los clientes tienen una relación cada vez más digital con el banco. El porcentaje de clientes multicanal cerró junio en el 39,3%, frente al 37,6% de diciembre. La cifra de clientes atendidos a través de gestores personales a distancia con el servicio ‘Conecta con tu experto’
aumentó en el primer semestre un 57,7%, hasta superar los 473.000.

Más crédito

Por el lado del crédito, en los seis primeros meses del año, se formalizaron hipotecas por 893 millones de euros, lo que supone multiplicar por 2,3 las de igual periodo del año pasado. De esta cifra, 543 millones se concedieron en el segundo trimestre, un 54,9% más que en el primero, de forma que se consolida el impulso del lanzamiento de la ‘Hipoteca Sin Comisiones’ el pasado mes de enero.

De las hipotecas concedidas en este periodo, el 30% han sido contratadas por personas que, hasta ese momento, no eran clientes de Bankia.
La facturación del crédito al consumo registra un crecimiento interanual del 20%, con formalizaciones en el semestre de 842 millones de euros, lo que permite elevar el saldo de este tipo de financiación en un 18,1% en los 12 últimos meses.

El nuevo crédito a pymes repunta un 27,9%, lo que contribuye a que el stock de crédito sano a empresas crezca en unos 450 millones de euros, hasta los 29.500 millones.

En cuanto a los recursos gestionados de clientes (depósitos, fondos y planes), mejoran en el año en 400 millones de euros, con un mayor dinamismo en fondos de inversión y planes de pensiones, frente a la estabilidad de los depósitos en el actual entorno de tipos de interés
negativos. En los 12 últimos meses, el crecimiento es de más de 1.200 millones.

En el primer semestre del año el saldo de créditos dudosos se redujo en 922 millones de euros, hasta los 10.554 millones, lo que deja la tasa de morosidad en el 9,1%, con una caída en el año de 0,7 puntos porcentuales. La cobertura se mantiene prácticamente estable, en el 53,9%.

Los activos adjudicados netos también se redujeron en el periodo en 105 millones de euros, hasta los 2.146 millones de euros. En los seis primeros meses del año Bankia vendió 4.326 activos adjudicados, un 33,6% más que un año antes. Estas ventas tuvieron un ligero impacto positivo en cuenta de resultados.

La suma de los activos no rentables netos de provisiones representa el 56,2% de los fondos propios, cuatro puntos mejor que al cierre del pasado año.