El Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Fomento y la sociedad Distrito Castellana Norte (controlada por BBVA) han presentado hoy el proyecto de desarrollo urbanístico “Madrid, nuevo norte”. Este programa de inversión sustituye a la denominada Operación Chamartín y contará con 11.000 viviendas en lugar de las 17.000 previstas, un 35 % menos.

Respecto a la propuesta de 2015, el terreno se reduce de 3,3 millones de metros cuadrados a 2,8 millones y el número de viviendas de uso residencial pasa de 17.000 a 11.000, de las cuales un 20 % tendrán algún tipo de protección, informa Efe. El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que a las cerca de 2.200 viviendas protegida se añadirán otras 1.900 calificadas como libres, lo que eleva el porcentaje al 37 %.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna; la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el presidente de Distrito Castellana Norte, Antonio Béjar, han explicado hoy los detalles del proyecto, paralizado desde hace más de dos décadas. Distingue cinco ámbitos de actuación en la zona norte de la capital: estación de Chamartín, centro de negocios, Fuencarral-Malmea (polígono industrial), Fuencarral-Tres Olivos y Fuencarral-Las Tablas.

Las fases del proyecto

Al norte de la M-30 los usos genéricos serán residenciales, con presencia de actividad económica mixta. Al sur de la circunvalación, la mayor parte del terreno se destinará a la construcción de oficinas en torno a la estación de Chamartín, que se reformará e incorporará diez nuevas vías, hasta sumar un total de 31.

En este gran centro de negocios, de 1,2 millones de metros cuadrados, habrá 300.000 metros cuadrados de parcelas destinadas a viviendas. En la zona de actuación también habrá zonas verdes y se pondrán en marcha los sistemas de transporte adecuados para garantizar una movilidad sostenible.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha comentado que esta operación era “muy difícil” de afrontar desde el punto de vista técnico y político, pero ha destacado que finalmente se han reunido “los intereses de todas las partes”. “Queda un trabajo por delante muy importante pero se ha hecho posible lo que algunos pensaban que era imposible y éste es un buen comienzo para poder garantizar de forma definitiva el éxito”, ha declarado.

El mayor desarrollo urbanístico de Europa

Para el ministro, este proyecto urbanístico es “el más importante que en estos momentos se está planteando en toda Europa” y calcula que supondrá una inversión de cerca de 6.000 millones de euros y que generará alrededor de 200.000 puestos de trabajo. En su intervención, ha agradecido a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, su actitud al haber “facilitado” un acuerdo que cree que constituirá “un factor claro de oportunidades” para el sector empresarial.

“Es un día muy importante para Madrid, el Ayuntamiento se siente orgulloso de haber hecho una puerta para negociar y haber encontrado interlocutores”, ha dicho la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que ha reconocido estar “emocionada” con el acuerdo. Tras dar las gracias a todas las partes que han hecho posible con “voluntad” y “habilidades” llevar a buen término la negociación, ha pedido el apoyo del resto de los grupos municipales y fundamentalmente del PSOE para seguir adelante con el proceso.

Tanto desde Fomento como desde el Ayuntamiento de Madrid calculan que la modificación del Plan General de Ordenación Urbana, paso fundamental para dar luz verde al proyecto, podría estar aprobado a finales de 2018 en el Pleno municipal. Poco después empezarían las obras, que supondrán para Fomento un coste de alrededor 1.245 millones de euros, 210 millones ya han sido adelantados.

Todas las partes se han comprometido a desistir de los procedimientos judiciales en curso contra el acuerdo plenario de mayo de 2016, que rechazó la conocida como Operación Chamartín, concebida en 1993, aprobada en 1997 y reactivada en 2015. En su lugar, Carmena planteó en su día bajo el nombre de “Madrid Puerta Norte” rebajar a la mitad el área urbanizable -1,7 millones de metros cuadrados- y reducir de 17.000 a 4.600 el número de viviendas construibles, que ha dado paso finalmente tras el acuerdo suscrito al proyecto ‘Madrid, nuevo norte’.