El Banco Santander obtuvo un beneficio neto de 3.616 millones de euros hasta junio, un 24% más que un año antes, debido, en su mayor parte, al incremento de los ingresos, al control de costes y a la mejora de las provisiones para insolvencias, ha informado hoy la entidad a la CNMV.

La cifra incluye un aportación de 11 millones de euros procedente del Banco Popular, adquirido el pasado 7 de junio, por lo que su contribución aún no es muy significativa, explica la nota.

La presidenta del Santander, Ana Botín, ha precisado que el negocio «ha mostrado tendencias positivas en todos los mercados», sobre todo en América Latina, y ha mejorado mucho en España y Reino Unido «a pesar del entorno».

Sobre el Popular, Botín asegura que confía en que la adquisición genere un rendimiento del 13-14% en 2019 y afirma que desde la compra, Santander ha avanzado «de forma significativa» para afrontar las prioridades, tras la ampliación de capital y el plan para reducir la exposición inmobiliaria de Popular. Además, «podemos decir que la calidad y el nivel de compromiso de los equipos de Popular son muy altos», ha añadido.

Tras la compra de Popular, han recuperado 5.000 millones en depósitos de los 20.000 que habían salido las semanas previas

Santander ha cifrado el coste del rescate en 12.000 millones de euros, que tiene un impacto negativo en el capital del 1,14%. La inyección de 7.000 millones de la ampliación que acaba de realizar compensa este impacto y eleva la ratio de máxima calidad CET1 phase in hasta el 10,7%.

La entidad ha informado en la presentación a analistas de que el impacto de 12.000 millones de la resolución de Popular se desglosa en 4.300 millones de fondo de comercio, créditos fiscales y otros intangibles; 7.200 millones de dotaciones para activos inmobiliarios; 700 millones para acciones comerciales y 200 millones para otros conceptos que no detalla. Ha indicado que durante las primeras horas del 7 de junio, tras la resolución, tuvo que inyectar 13.000 millones de liquidez en el banco para evitar su colapso.

La adquisición de Popular incrementó el crédito a clientes un 10%, hasta 861.221 millones de euros, en tanto que los depósitos de clientes repuntaron un 8,5 %y alcanzaron los 764.300 millones.

«Aunque los depósitos de clientes de Banco Popular cayeron en 20.000 millones de euros entre el 30 de diciembre 2016 y el 7 de junio 2017», tras la adquisición «se han empezado a recuperar» y han crecido en 5.000 millones en las semanas posteriores a la compra.

La calidad del crédito siguió mejorando y la morosidad bajó hasta el 3,55%, frente al 3,74% registrado a 31 de marzo y al 4,29% que tenía un año antes. Incluyendo al Banco Popular, la morosidad del grupo a 30 de junio 2017 fue del 5,37%.

El grupo tiene una exposición inmobiliaria superior a los 41.000 millones con una cobertura del 63%

La exposición inmobiliaria del grupo asciende a un valor bruto de 41.048 millones de euros, con un valor neto de 15.384 millones con unq cobertura se sitúa en el 63%.  De ellos, los activos inmobiliarios tienen un valor neto de 11.107 millones y cobertura del 59% y  los créditos inmobiliarios están valorados en 4.277 millones de euros con cobertura del 69%.

Los créditos netos al cierre de junio son de 1.215 millones de euros, con disminución del 35% en el semestre y 43% respecto a junio de 2016. Por su parte, los activos adjudicados y los alquileres ofrecen una reducción conjunta del 12% en los últimos doce meses.

En todo el grupo, el número de clientes vinculados aumentó en 1,9 millones desde el 30 de junio 2016, y suma ya 16,3 millones. Los clientes digitales aumentaron otros 4 millones en los últimos 12 meses, hasta 23 millones.

La diversificación entre mercados maduros y emergentes sigue siendo una de las principales fortalezas de Santander, que obtuvo un 51% de sus beneficios semestrales en Europa y un 49% en América.

Negocio, por regiones

Por áreas geográficas, Santander España duplicó ganancias y obtuvo 603 millones de euros, influido por el cargo neto de 216 millones entre plusvalías y costes de reestructuración del primer semestre de 2016.

En Brasil, la entidad ganó 1.244 millones de euros, el 32% más, con un fuerte incremento en los ingresos, apoyado en el fortalecimiento del real brasileño.

En Reino Unido obtuvo 824 millones de euros, el 13% menos, debido a que hace un año contabilizó plusvalías por la venta de su participación en Visa Europa.

Duplica su beneficio en España hasta 603 millones por plusvalías y costes de reestructuración

Santander Consumer Finance (SCF) ganó 633 millones, el 13% más, de nuevo con una mora «históricamente baja».

En México la entidad obtuvo 350 millones de euros (+21 %); en Chile ganó 297 millones, (+20 %); en Portugal, 233 millones (+16 %); en Argentina, 193 millones (+28 %); en Estados Unidos, el beneficio aumentó un 1,5 %, hasta 244 millones y en Polonia ganó 142 millones (-15 %).

A cierre de marzo, el banco tenía una ratio de capital de máxima calidad CET 1 del 10,98%, frente al 12,32% de un año antes, por encima del mínimo requerido del 9,58%, mientras el capital CET 1 «fully loaded» (que cumple todas las exigencias de Basilea III), alcanzó el 9,58%, frente al 10,36 %.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta, el de intereses -que mide los ingresos- se situó en 17.008 millones de euros, el 11,9% más que un año antes, mientras que el bruto -que añade las comisiones- creció el 12,1%, hasta 21.485 millones.

Tras restar los costes de explotación, el margen neto (el resultado de explotación recurrente o beneficio antes de provisiones) se situó en 11.100 millones, un 16,1 % más que en junio de 2016.