Santander tenía las «cañerías vacías y el crédito muy restrictivo» cuando fue intervenido por Europa y vendido a Santander por un euro, en la noche del 6 de junio. En las horas siguientes a la operación exprés, el banco que preside Ana Botín tuvo que inyectar 13.0000 millones de euros para estabilizar los ratio de liquidez, hacer frente a los reembolsos y repagar al BCE los 4.000 millones de euros de liquidez de urgencia (ELA) que Popular había solicitado, ha explicado José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, durante la presentación de resultados del semestre.

Un mes y medio después, el banco «opera con normalidad y está centrado en lo que hacen todas las entidades: captar pasivo y dar préstamos». El ejecutivo ha destacado que la entidad «ha recuperado 6.500 millones de depósitos de los 20.000 que habían salido en las últimas semanas» previas a la caída de Popular. La mayoría de los recursos procede de pymes, corporaciones e institucionales. «Lo que antes se está recuperando son los depósitos de los clientes corporativos e institucionales y estoy sorprendido por recuperación, antes de lo que esperaba, de las pymes. La vuelta de los particulares llevará más tiempo», ha señalado.

Popular ha recuperado 6.500 millones de depósitos, la mayoría de empresas e institucionales

Álvarez ha apuntado que, aunque el folleto de la ampliación de capital por 7.000 millones que acaban de realizar con éxito hacía referencia a «riesgos ocultos» en el balance de Popular, «han encontrado lo que esperábamos».

El directivo se ha defendido de quienes acusan al banco de haberse quedado con Popular por un euro simbólico. «Muy pocas entidades podrían haber afrontando una operación así […] Es un proceso que no era fácil, había que estabilizar el banco y elevar su capital […] El coste para los accionistas de Santander de comprar Popular ha sido 1 euro más los 7.000 millones que han desembolsado en la ampliación de capital», ha manifestado.

La entidad ha reiterado su intención de obtener un retorno sobre la inversión de entre el 13% y el 14% al tercer año.

En el semestre Popular ha perdido 12.000 millones y su ratio de capital era negativo

Paralelamente, ha explicado que las pérdidas de Popular en el semestre ascienden a 12.000 millones de euros, lo que explica que tuviese un ratio de capital negativo del 4,9%. Sin embargo, «a partir del 7 de junio, en sólo 23 días, cuando ya formaba parte del grupo Santander, ha ganado 11 millones», apunta Álvarez. Es decir, desde que el dueño de Popular es Botín, el banco gana casi 500.0000 euros al día.

Riesgos de la nueva ley hipotecaria

Álvarez considera que la nueva ley hipotecaria que prepara el Gobierno puede tener efectos nocivos, dado que hasta ahora es «tremendamente eficiente» y ha puesto de relieve la importancia de la «certidumbre». Los préstamos hipotecarios «son contratos a largo plazo y lo que queremos es certidumbre sea cual sea el entorno, ya que reduce los riesgos para todos».

En su opinión, «un país que tiene el 80% de las viviendas de propiedad con un coste del 1% evidencia que el sistema hipotecario anterior ha sido tremendamente efectivo». Por tanto, «el reto es mejorar lo ya existente» y el riesgo, advierte, es que «si la balanza se desestabiliza a un lado u otro, normalmente, acaba teniendo repercusiones negativas».