La independencia ha llegado a bitcoin. Desde este martes, la moneda digital se ha dividido en dos con el nacimiento de Bitcoin Cash, que aspira a competir con el tradicional Bitcoin Cash.

De este modo, la amenaza de ruptura que durante las últimas semanas ha agitado la evolución de la principal criptodivisa del mundo ha acabado cobrando forma, con consecuencias aún por determinar.

En los minutos posteriores a hacerse efectiva la noticia, la cotización del bitcoin sufrió notables recortes, con la divisa cediendo de hasta el 7% hasta los 2.700 dólares, según datos del portal financiero Investing. Aún así, desde el inicio del año ha experimentado un auge del 175%. La divisa mueve unos 45.000 millones de dólares a nivel mundial.

Por su parte, los futuros de Bitcoin Cash se disparaban cerca de un 50%, hasta los 422 dólares, según datos de Coin Market Cap.

En paralelo, su principal competidora en el mercado de las criptodivisas, Ethereum, registraba avances próximos al 10%, hasta situar su valor global de mercado en alrededor de 20.000 millones de dólares.

El universo global de las criptodivisas mueve a día de hoy algo más de 92.000 millones de dólares.

Son varios los expertos que auguran que el caos puede apoderarse de la moneda digital en las próximas semanas, hasta que el nuevo statu quo se asiente. Además, algunos analistas temen que todas estas cuestiones acaben dificultando la generalización de bitcoin como moneda de pago.

“Mi mayor preocupación con la división de bitcoin en este momento es sólo la dilución de la marca bitcoin”, comenta Vinny Lingham, consejero delegado de la startup tecnológica Cívica, en declaraciones a la CNBC.

La división puede afectar a la generalización de bitcoin como moneda de pago

En primera instancia, la división ha supuesto que los propietarios de bitcoin cuentan desde este martes con una suma idéntica a su disposición en la nueva Bitcoin Cash. Pero existen dudas sobre el alcance que puede llegar a tener esta moneda, ya que hasta la fecha la mayor parte de las plataformas de negociación de criptodivisas se han mostrado reacias a aceptarlas.

Las razones que han llevado a esta secesión entre los operadores de bitcoin están relacionadas con los intentos por elevar la capacidad de la moneda virtual. Desde su concepción, la capacidad de procesamiento de operaciones ha sido muy limitada, una realidad que se ha hecho patente en los últimos tiempos, a medida que el uso de la divisa digital ha ido multiplicándose.

Para dar solución a este problema, que limita la expansión de bitcoin frente a medios de pago como Visa, un grupo de operadores ha alentado una reforma de la moneda basada en la operativa SegWit2x, que permite, entre otras cosas, liberar espacio en cada bloque de registro eliminando datos de transacciones.

Hace escasas semanas, la mayor parte del mercado parecía haber llegado a un consenso para evitar la división de bitcoin en dos monedas gemelas. Pero entonces, un grupo de mineros -los operadores que aportan la capacidad informático para el procesamiento de transacciones con bitcoin-, liderados por el exingeniero de Facebook Amaury Sechet lanzaron el proyecto de Bitcoin Cash.

Este proyecto, propugna incrementar la capacidad de espacio en los bloques de blockchain -la tecnología en la que se basa el bitcoin- desde un megabyte (MB) a ocho, multiplicando su capacidad de procesamiento sin recurrir a la eliminación de cualquier tipo de datos.

BTC.Top, la segunda mayor cámara de negociación de bitcoin, ha sido una de las pocas que ha mostrado su apoyo a Bitcoin Cash, aunque bajo la condición de que ésta se demuestre rentable.