Sutilmente, la gran banca saca toda su artillería inmobiliaria: primero, ofertando pisos indiscriminadamente con agresivos descuentos; y ahora, animando a la gente a comprar ya vivienda, antes de que termine el año. “2017 seguirá siendo mejor momento para la compra que 2018”, afirma un análisis de Bankinter fechado el 31 de julio y relativo al sector inmobiliario.

Las entidades financieras airean estos días en diferentes estudios y análisis los parabienes de realizar una inversión este ejercicio. Todas las razones apuntan a la escalada de precios el año que viene: la recuperación económica, con un crecimiento del 3,1% y un paro que cae por debajo de los 4 millones por primera vez en ocho años a pesar de la altísima temporalidad; el sector de la construcción en auge, creciendo el doble que el resto de la economía nacional; o un aumento de los tipos de interés y, en consecuencia, del Euríbor, lo que inevitablemente encarecerá las hipotecas.

Tras ofertar pisos con ofertas agresivas, las entidades urgen ahora a comprar casas

Pero la insistencia de los bancos parece redoblarse de cara a los cinco últimos meses de 2017. “Lo que se observa es que los factores más coyunturales y relacionados con el ciclo económico están en estos momentos dándole más valor a la opción de compra que a la del alquiler”, indica un estudio de BBVA Research sobre la Situación inmobiliaria en España. “Unos costes de financiación en mínimos históricos, junto a unas expectativas de revalorización de la vivienda y unos alquileres que han crecido por encima del precio de la vivienda refuerzan sin duda el valor de la compra”, dice el BBVA.

Esta apuesta debe cogerse con cautela: los números del Colegio de Registradores de la Propiedad revelan que las compraventas de vivienda crecieron casi un 14% en 2016 en términos interanuales; con todo y a pesar de que se trata de las mejores cifras desde 2011, las 403.743 operaciones de compraventa suponen la mitad de las que había en 2007.

Bankinter alerta de la subida de precios y BBVA asegura que la vivienda se revalorizará

El reciente análisis de Bankinter añade a los motivos para comprar inmediatamente la “mayor demanda, una oferta limitada y el auge del alquiler”, tres elementos que “seguirán presionando los precios al alza”. Todos los informes hablan de incrementos en el precio por encima del 4% el próximo curso, pero también hay discrepancias.

Por ejemplo, un informe de Standard&Poors publicado este miércoles sobre la situación inmobiliaria española rebate las prisas que le han entrado a la banca: S&P cree que los precios se suavizarán de 2018 y que la oferta, lejos de ser “limitada” como manifiesta Bankinter, más bien es “excesiva”. En esta línea, otro reciente estudio de Bankia relativo al stock de 2016 sitúa el número de viviendas nuevas sin vender en 491.693 casas. “La cifra más baja desde 2007 y un 24,3% inferior al máximo de 2009”, cuando el stock rozó las 650.000 viviendas.

S&P, por el contrario, cree que los precios se suavizarán en 2018

Igualmente hay disparidad: en Castellón el ratio de vivienda nueva sin vender triplica la media nacional. Y no es lo mismo el precio de una vivienda en Madrid o Barcelona que en Albacete o Teruel. “Las profundas diferencias de demanda en las diferentes ubicaciones harán que persista una gran dispersión; el incremento medio del 4% no es representativo de la situación real en las diferentes áreas de las grandes ciudades”, recuerda Bankinter.

“Estoy de acuerdo en que si hay alguien interesado en comprar una vivienda quizá sea mejor hacerlo este año que el que viene”, concede Juan Carlos Barba, coordinador del Colectivo Burbuja. “Pero no comparto esa urgencia y menos viviendo de una parte interesada, deseosa de vender su abultado stock. Y en ningún caso creo que haya mucha diferencia entre 2017 y 2018 a nivel de precios”.

Es mejor comprar ahora, pero la diferencia no será para tanto”, rebate Juan Carlos Barba

Una fuente del sector inmobiliario que pide anonimato coincide solo en parte con el análisis de Bankinter. “Es cierto que subirán los precios de la vivienda, pero también subirá el precio del dinero. Y los salarios probablemente vayan al alza, pero nunca en la misma proporción”.

Los documentos de las entidades bancarias incluso rayan la euforia. De acuerdo con BBVA Research, existe una “impresión cada vez más generalizada y razonablemente fundada de que la vivienda se va a revalorizar en un futuro”, síntoma que “estaría apoyando el crecimiento de la compra de viviendas” según este banco.