Los trabajadores de Eulen en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat han rechazado este jueves por la tarde la propuesta de aumento salarial de la Generalitat, asumida por la empresa, y mantienen la convocatoria de paros parciales del viernes y el domingo, y la huelga indefinida a partir del lunes, día 14. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha convocado acto seguido de la votación una rueda de prensa en la que ha cargado contra la decisión de los trabajadores.

En la asamblea, celebrada entre las 11.00 y las 19.00 horas en El Prat, la mayoría de los vigilantes han optado por seguir negociando con la empresa para lograr un incremento salarial de 250 euros mensuales repartidos en quince pagas, frente a la propuesta de la Generalitat, que aceptó la propia empresa y que planteaba un complemento salarial de 200 euros al mes en doce pagas. Tras el rechazo, de la Serna ha augurado «importantes afecciones» en el tráfico aéreo en El Prat y ha anunciado la convocatoria de un Comité de Crisis para este viernes a las 11 horas.

Los trabajadores también tenían sobre la mesa otras dos opciones de aumento salarial: una subida de 200 euros mensuales en quince pagas, propuesta que, al igual que la ganadora no se había negociado previamente con Eulen, y un complemento de 350 euros al mes en quince pagas, la opción que hasta hoy había defendido el comité.

El ministro, contra el comité

El ministro ha dicho no querer interferir en la negociación entre el comité y la empresa Eulen. Y ha defendido la mediación de la Generalitat. Pero ha expuesto una serie de datos que lo alinean más con la visión de la multinacional de la familia Álvarez que con las aspiraciones de los vigilantes de seguridad privada.

«Al aceptar la propuesta de la Generalitat, Eulen aceptaba una subida del 660% sobre lo que se propuso originalmente. Los trabajadores en cambio solo debían aceptar una bajada del 10% sobre sus pretensiones. Es difícil de entender», ha reflexionado Serna. En el turno de preguntas le han interrogado sobre una posible protesta de los vigilantes en aeropuertos gallegos, así como si habría que mejorar las condiciones laborales de los empleados en este sector. El responsable de Fomento ha dicho que esa cuestión no le corresponde al Gobierno.

La empresa ha mostrado su disconformidad con la decisión en un comunicado, acusando al comité de huelga de no respetar «el compromiso adquirido con la Dirección de Relaciones Laborales de la Generalitat de Cataluña, de someter a la Asamblea de Trabajadores la propuesta de mediación, al presentar 3 escenarios alternativos diferentes, además del contemplado en dicha propuesta». En otras palabras, que el comité no preguntó si sí o si no al complemento salarial de 200 euros en doce pagas, sino que abrió el abanico de opciones.