El Plan Prepara, la ayuda de 400 euros ligada a la formación para parados de larga duración que no tengan ingresos suficientes, terminará mañana, 15 de agosto, una vez caduque la última prórroga concedida al programa. Sin embargo, el Ministerio de Empleo se ha comprometido ante los representantes de los sindicatos CCOO y UGT y de la patronal CEOE-Cepyme, con los que se ha reunido este lunes, a buscar mecanismos temporales para mantener la cobertura a los que ya la disfrutan y a los potenciales nuevos beneficiarios del plan. Esto puede articularse en forma de prórroga o de otro tipo de fórmula, con carácter retroactivo.

Aunque el sindicato UGT ha dado por hecho que se producirá esta prórroga de la ayuda, y así lo ha anunciado en un comunicado, en el Ministerio de Empleo se emplazan a una próxima reunión sectorial con las comunidades autónomas para buscar una solución y, mientras tanto, se ha decidido acelerar los trabajos para simplificar las ayudas a desempleados de larga duración y mayores de 55 años existentes –Plan Prepara, Programa de Activacion para el Empleo (PAE) y Renta Activa de Inserción (RAI)– para hacerlas más eficaces y establecer un marco de protección más lógico.

El Plan Prepara se puso en marcha como medida de choque en 2011 para garantizar la protección de los desempleados con mayores problemas de ingresos. Su vigencia estaba prevista por periodos de seis meses hasta que la tasa de paro cayera por debajo del 20%. Posteriormente se rebajó este porcentaje al 18%. La Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al segundo trimestre confirmó que el desempleo se sitúa ya en el 17,2%, con lo que una vez cumplidos sus últimos seis meses de vigencia, el Plan Prepara debería desaparecer. La fecha clave era el 15 de agosto, es decir, mañana.

Sin embargo, un nuevo elemento saltó a la escena a mediados de julio dificultando aún más su continuidad. El Tribunal Constitucional (TC) emitió una sentencia en la que se determinaba que la gestión del programa debería realizarse en las comunidades autónomas y no directamente en la Administración central al considerarla una política activa de empleo.

Fuentes del Ministerio de Empleo han confirmado que en las última semanas ha habido reuniones con las comunidades autónomas para encajar la sentencia en una eventual prórroga del Plan. La idea es lograr que den el visto bueno a un mecanismo extraordinario y temporal para mantener la cobertura a potenciales beneficiarios del programa que se vieran afectados por la sentencia del TC desde la finalización del mismo hasta la efectiva entrada en vigor de los nuevos mecanismos complementarios de protección. La previsión del Gobierno es lograr una prórroga del Plan mientras se revisa el conjunto de ayudas a los parados a través de una encomienda de gestión.

Por  lo pronto, aquellos que quieran acceder al Plan desde el 15 de agosto, cuando finaliza su vigencia, la mayoría podrán acceder a los otros dos programas de protección de larga duración, como el Programa de Activación para el Empleo (PAE) o la Renta Activa de Inserción (RAI), así como a las rentas de inserción de las comunidades autónomas.

Después, revisión integral de las ayudas

Será después del verano cuando la mesa que negocia el plan de choque para el empleo aborde una revisión para simplificar los programas complementarios existentes. La fecha elegida para iniciar estos trabajos ha sido el 4 de septiembre.

Se trata de un objetivo que el Ministerio de Empleo ya se planteó en la pasada legislatura, pero que hasta ahora no se ha podido abordar, entre otras cosas, por el parón político del pasado año, tal y como ha venido informando El Independiente.

El Plan Prepara, que ha beneficiado hasta la fecha a más de 960.000 personas, cuenta para este año con un presupuesto de 130%, muy inferior a los 219 millones previstos para 2016. Sin embargo, el pasado año solo se ejecutó el 66% de esta cantidad. De ahí que los sindicatos hayan pedido unos criterios menos restrictivos para acceder a la ayuda.