El Gobierno ha propuesto a Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social, «como árbitro en el procedimiento de arbitraje obligatorio entre los trabajadores de los controles de seguridad de pasajeros del Aeropuerto de Barcelona-El Prat y la empresa Eulen». Así lo indica una nota de Fomento. Peña, que preside ese consejo consultivo, es un hombre de consenso que mantiene muy buena relación tanto con la patronal CEOE como con los principales sindicatos, CCOO y UGT.

«El Consejo de Ministros acordó el pasado miércoles, 16 de agosto, en una reunión extraordinaria, establecer el arbitraje obligatorio como
solución a la convocatoria de huelga de 24 horas indefinida de los trabajadores de Eulen que desempeñan su trabajo en los controles de
seguridad de pasajeros de El Prat», subraya el comunicado de Fomento. La huelga ha sido aplazada por los propios trabajadores tras los atentados terroristas de Barcelona, con 14 muertos de momento

La plantilla de Eulen que mantiene con la empresa una batalla salarial rechazó ayer nombrar árbitro ya que, en opinión del comité, «no tiene sentido» designar un juez a partir de un laudo obligatorio que los sindicatos van a llevar a los tribunales al considerar que vulnera su derecho de huelga. Eulen, propiedad de la familia Álvarez, también rechazó designar un árbitro tras la negativa del comité.

«El Gobierno recurrió al arbitraje obligatorio tras el fracaso de las negociaciones entre la empresa y los trabajadores y de la mediación de
la Generalitat», asegura Fomento. «Transcurridas 24 horas desde la notificación del acuerdo sin que las partes hayan consensuado la designación de un árbitro, le corresponde al Gobierno la propuesta de nombramiento».

La Generalitat propuso 200 euros en 12 pagas para los 350 empleados frente a la subida pírrica de 30 euros que ofrecía inicialmente Eulen. La plantilla rechazó la subida en dos votaciones y exige 250 euros en 15 pagas para poner fin al conflicto.

En cuanto a Peña, llegó al Consejo Económico y Social en 2006, durante la presidencia de Zapatero. Se halla en su segundo mandato. Su buena relación con las partes le ha permitido renovar en el cargo.