Los trabajadores de Eulen encargados de los controles de seguridad del Aeropuerto de Barcelona-El Prat han decidido este domingo en asamblea iniciar nuevas huelgas parciales en el Aeropuerto de El Prat con el objetivo de rechazar las «represalias» aplicadas por la empresa a los empleados que se han manifestado en las últimas semanas. La huelga recién convocada tiene carácter indefinido, tendrá lugar todos los viernes a partir del 8 de septiembre, y se limitará a una hora por la mañana y otra por la tarde.

En declaraciones a los medios al inicio del encuentro, el asesor del Comité de huelga, Juan Carlos Giménez, ha detallado que hasta el momento ha habido dos despidos efectivos y dos sanciones de índole económica, pero ha previsto «represalias en masa» una vez se aleje el foco mediático del conflicto, que se desató a finales de julio y que ha provocado recurrentes colas en El Prat. «La empresa tiene dos meses para efectuar estas sanciones y en Infojobs están pidiendo 100 vigilantes para el aeropuerto, con lo cual prevemos que cuando ya mediáticamente se haya acabo, habrá más represalias», ha subrayado.

La decisión se ha aprobada masivamente entre los trabajadores, con 115 votos a favor y ninguno en contra. El comité de huelga informó que el motivo es que la empresa despidió a dos empleados y sancionó a otros dos por no haber cumplido los servicios mínimos, que según la Delegación del Gobierno tienen que ser del 90%.

La huelga podría ampliarse si no se retiran las sanciones impuestas a modo de represalia

Los paros serán todos los viernes de 10:30 a 11:30 horas y de 18:30 a 19:30 horas, si bien Giménez ha avisado de que se podrían ampliar si no se retiran las sanciones. En caso de que se retiraran, se anularía la convocatoria de huelga, que se presentará mañana ante el Departamento de Trabajo de la Generalitat. Esta nueva huelga llega cuatro días antes de que el árbitro designado por el Estado, Marcos Peña, dicte el laudo obligatorio en relación al conflicto primigenio, en el que los trabajadores reclamaban mejores condiciones laborales y salariales, que ha sido el que ha provocado colas en El Prat desde finales de julio. En la asamblea de hoy también se ha informado del transcurso de  la reunión mantenida esta semana con Peña, aunque el árbitro ya advirtió que ninguna de las dos partes quedarían contentas con su laudo, y añadió que «lo importante es minimizar el conflicto”.

Giménez ha insistido en que no se trata de una cuestión meramente económica, sino que hay un grueso de peticiones que atañen a cuestiones como la paridad o los descansos del personal. A la asamblea de hoy, que se celebra en el equipamiento polivalente Delta del Llobregat de El Prat de Llobregat (Barcelona), están llamados a votar los 350 trabajadores de Eulen en el aeropuerto barcelonés.