Que Ana Botín es muy fan de Zara quedó claro en la junta de accionistas de 2017, donde la presidenta de Santander lució una chaqueta de la primera marca del grupo Inditex. Botín es, además de clienta, inversora del imperio de Amancio Ortega.

Santander, el banco que preside la mujer más poderosa de España, según Forbes, recomienda comprar acciones de Inditex y confiere al valor un potencial de revalorización en bolsa del 22%, al situar su precio objetivo en 40,5 euros.

Según consta en un reciente informe del equipo de análisis, Santander tilda el crecimiento de Inditex de “extraordinario”. Augura un incremento del 10% en las ventas a divisa constante durante el segundo trimestre fiscal del año, entre mayo y junio, del que un 5% correspondería a las ventas en superficie comparable (like for like) y otro 5% por el aumento de espacio en tiendas. El efecto divisa restaría un 1% a este avance, rebajando el crecimiento al 9%.

La entidad destaca este llamativo crecimiento, teniendo en cuenta que “la base con la que se comparan las cifras -en el primer semestre de 2016, las ventas habían crecido un 11%- y el cada vez más competitivo entorno del sector retail”. Durante los últimos cinco años las ventas comparables en el segundo trimestre fueron del 7% de media frente al 6% en los primeros trimestres de cada ejercicio.

Con este avance, Santander estima que el imperio de la moda, que revelará sus cuentas el 20 de septiembre, logrará una facturación neta de 6.172 millones entre mayo y junio a divisa constante, superando los 5.488 millones del trimestre previo. El resultado bruto de explotación (ebitda) previsto será de 1.313 millones en el segundo trimestre, frente a 1.104 millones de los tres meses previos.

La entidad sitúa el precio objetivo de Inditex en bolsa en 40,5 euros lo que supone un potencial alcista del 22%

Santander apunta que “el hecho de que este avance continúe alcanzándose con menores inversiones en bienes de capital (capex) es un testimonio de las fortalezas únicas del modelo y su posicionamiento estratégico a largo plazo”. El banco prevé una tasa anual de crecimiento cumpuesto (CAGR) del beneficio por acción (BPA) del 11,4% en tres años con mejora en el flujo libre de caja.

El grupo que preside Ana Botín augura que el beneficio neto de Inditex alcance los 3.530 millones de euros en el conjunto de 2017, un 11,8% por encima de los 3.157 millones del año anterior. Las ventas previstas para este ejercicio se situarán en 25.837 millones, según Santander, un 10,1% más que en 2016, cuando facturó 23.311 millones.

El efecto del cambio de divisa en el segundo trimestre tendrá un impacto negativo del 1% en la facturación, al tiempo que lastrará el margen bruto, que caerá en 30 puntos básicos, según el informe.