El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado que la Generalitat no ha gastado recurso público alguno, hasta ahora, para la organización del referéndum, según lo certifican cada semana las comunicaciones que recibe desde sus máximos representantes.

Montoro ha comparecido en la Comisión de Hacienda del Congreso tras aprobarse el jueves pasado su comparecencia en la Diputación Permanente, para dar explicaciones sobre su anuncio en julio de un mayor control sobre el FLA en Cataluña, para evitar que el dinero público lo pueda emplear la Generalitat en partidas para la celebración del referéndum.

Ha indicado que las actitudes políticas de la Generalitat encendieron ya desde hace dos años «muchas luces rojas» en materia económica y ya entonces «hubo que tomar medidas». Para Montoro, que las agencias bajaran la calificación de la deuda en Cataluña cuando es la comunidad que más aporta al PIB, menos paro tiene y mejor situación económica «no se explica si no es por la situación interna».

«Y ante eso -ha proseguido- el Gobierno «no puede estar de brazos cruzados» y hay que evitar que el dinero público se destine a gastos para la independencia, porque las consecuencias las sufrirán los trabajadores, pensionistas, funcionarios y el conjunto de la sociedad.

Tras asegurar que el Gobierno sí esta pensando en el interés general cuando toma estas decisiones, el ministro ha precisado que ya en 2015 también la Comisión Delegada para Asuntos Económicos tomó medidas de control y estableció «un control reforzado», para evitar también que se destinará dinero para la organización del referéndum.

Ahora, ha agregado, se refuerzan esas medidas de control, con la remisión semanal de certificados de que no se han iniciado gastos para financiar el referéndum, lo que la Generalitat ha hecho hasta ahora, con toda la información que se les requiere. Ha precisado que los certifican los diferentes consejeros y que el vicepresidente, Oriol Junqueras, aporta otro certificado «que da fe» por todos los Departamentos. «Por decisión de la Generalitat -ha continuado- son los responsables políticos los que están certificando que no se ha hecho desembolso alguno para llevar a cabo el referéndum».

Tras indicar que «ellos se explicaran cuál es la intención ultima de todo eso», ha considerado «paradójico que las instituciones públicas promuevan el referéndum sin presupuesto», porque hasta ahora «no se ha destinado ni un euro».

«Los servicios públicos no están en peligro»

Por otro lado,  Cristóbal Montoro también ha asegurado que «los servicios públicos en Cataluña no están en peligro» y que acusar al Gobierno de ello es «demagogia». El titular de Hacienda ha insistido en que Cataluña es la comunidad más beneficiada, la que más dinero ha recibido, la que más ha ahorrado en intereses y más crecimiento ha tenido. La región ahorra con la financiación del Estado tanto como Madrid, Valencia y Andalucía juntas.

 

La amenaza de que el Estado cierre el grifo de la financiación a Cataluña ha estado rondando desde hace varios meses. Las agencias de calificación han sido contundentes en los últimos tiempos al señalar que sin el apoyo del Gobierno central, la situación de las finanzas públicas catalanas sería mucho más débil que en el entorno actual, por lo que de deteriorarse este sustento la nota que otorgan a la deuda de Cataluña descendería a niveles similares a los de Bangladesh, Vietnam o Georgia.