Liliane Bettencourt, hija del fundador del imperio cosmético L’Oréal y considerada la mujer más rica del mundo por la revista Forbes, ha muerto este jueves de madrugada a los 95 años en su domicilio, según ha informado su familia.

«Liliane Bettencourt falleció esta noche en su domicilio. Habría cumplido 95 años el 21 de octubre. Mi madre se ha ido apaciblemente», ha anunciado su hija, Françoise Bettencourt Meyers, en un comunicado recogido por medios galos.

La hija ha aprovechado la nota para confirmar, «en este doloroso momento», la «fidelidad» familiar a L’Oreal y expresar la absoluta «confianza» al actual presidente de la compañía, Jean-Paul Agon, así como a los equipos de la empresa «en el mundo entero».

Bettencourt heredó la casa cosmética tras la muerte de su padres, Eugène Schueller, en 1957, pero en los últimos años ha sido más noticia por su deterioro cognitivo –un juez llegó a ponerla bajo tutela de un familiar– y por los procesos abiertos en relación al supuesto aprovechamiento que hicieron de su delicado estado personas de su entorno.