Uno de cada 10 paquetes de cigarrillos que se ha vendido en España en lo que va de año es de contrabando. La cifra es un 2% mayor que el año pasado, pero más importante es el cambio de tendencia, que se mantenía en descenso desde 2013.

De ese tabaco, que se vende sobre todo en Andalucía, Murcia y Castilla La-Mancha, solo el 1% es falsificado, es decir, el 99% lo han producido los propios fabricantes para otros mercados pero acaba en España, según el Estudio de Paquetes Vacíos elaborado por IPSOS para las grandes compañías de tabaco y cuyos datos ha dado a conocer Altadis.

Apenas el 1% del tabaco de contrabando es falsificado

Esta tabaquera, una de las cuatro grandes que operan en España junto a Philip Morris, Japan Tobacco International (JTI) y British American Tobacco (BAT), se ha autoinculpado hoy del problema. «Si los fabricantes asumimos que la práctica totalidad del contrabando procede de paquetes de tabaco que tienen un origen lícito, será que estamos descuidando los controles y vendiendo más en mercados que sabemos que no tienen tanta demanda», ha reconocido Rocío Ingelmo, directora de Asuntos Corporativos y Legales de Altadis.

Esos mercados son principalmente Gibraltar, origen del 30% del tabaco de contrabando que se ha vendido en España este año, el doble que el año pasado. Pero también de Canarias (9,3%) y Canarias (5%). Un 24,5% proviene de otros orígenes y el 16,5% de los duty frees.

De Gibraltar procede el 30% del tabaco de contrabando, el doble que en 2016

Según el estudio de IPSOS, un 25,4% de los paquetes de tabaco de contrabando son de HVL (marcas como Elixyr, Che, Maya o Austin), el 23,9% son de Philip Morris (Marlboro, Chesterfield o L&M), JTI es responsable del 13,4% (Winston o Camel) y el 10% de Altadis (Fortuna, Ducados o Nobel).

La compañía tabaquera ha pedido la implicación de todos los fabricantes en dos acciones, limitar la exportación hacia mercados sospechosos con menor carga fiscal que España y seleccionar cuidadosamente al distribuidor y exigirles que controlen a sus clientes.

Andalucía y Murcia, las comunidades con más contrabando de tabaco

Por regiones – y derivado en muchos casos de su proximidad con los mercados de origen -, Andalucía es, con diferencia, la comunidad con mayor incidencia de contrabando. Uno de cada tres paquetes que se fuman no pagan impuestos en España. Le sigue, aunque de lejos, Murcia con un 9,6% de contrabando sobre los paquetes consumidos, Castilla-La Manbcha con el 7,4%, Madrid con el 6,8% y Cantabria con el 5,9%.

En el extremo contrario está Extremadura, donde solo el 1,9% del tabaco contabilizado en el estudio procedía del contrabando, seguido de Castilla y León (1,8%) y Asturias (1,9%). Este dato, que recoge los paquetes de tabaco, es especialmente significativo en Extremadura, donde hace dos años la cifra era del 40%. Una bajada drástica que desde Altadis achacan sobre todo a un trasvase hacia el contrabando de tabaco picado, ya que es un fenómeno creciente y es precisamente en Extremadura donde se concentran la mayoría de los cultivos en España: «Está aumentando de forma muy importante este fenómeno, que se vende por internet en páginas de compraventa», ha dicho Ingelmo.

En 2017 se habrían perdido más de 900 millones en recaudación de impuestos

La compañía ha querido recordar que este problema supone una pérdida de recaudación en impuestos valorada en 90 millones por cada punto porcentual de contrabando, por lo que en España, con un 10,3% de contrabando, en 2017 se habrían perdido más de 900 millones en recaudación de impuestos. Aún así, España está muy por debajo de las cifras de contrabando en la Unión Europea.

Altadis cuenta con una aplicación en la que se pueden denunciar puntos de venta ilegal de tabaco y que lleva, en lo que va de año, más de 1.144 denuncias.