El consejo de administración de Banco Sabadell ha convocado una reunión extraordinaria en la tarde de este jueves para analizar el cambio del domicilio social de la entidad a Alicante ante la incertidumbre que está originando el desafío independentista, según han informado a Europa Press en fuentes del mercado.

Fuentes oficiales de Sabadell consultadas por Europa Press no han desmentido esta información y han explicado que el objetivo del cambio de sede social sería garantizar la seguridad jurídica que proporciona el marco regulatorio del Banco Central Europeo (BCE).

El traslado de la sede social de Banco Sabadell podría efectuarse en horas una vez se haya recibido ‘luz verde’ por parte del consejo de administración de la entidad, sin necesidad de convocar una junta extraordinaria de accionistas, pues los estatutos de la entidad catalana así lo contemplan. Alicante parte como favorita, al encontrarse allí el back up del banco, es decir, el duplicado de sus sistemas informáticos.

De este modo, el banco se adelantaría a la celebración del pleno del Parlament de Cataluña del próximo lunes, en el que se podría aprobar la declaración unilateral de independencia de la región tras el referéndum ilegal celebrado el pasado domingo.

Entre las ciudades candidatas a albergar el domicilio social de Sabadell se encuentran Madrid, Alicante y Oviedo, aunque los servicios centrales de la entidad, en cualquier caso, seguirían ubicados en Barcelona.

Las fuentes consultadas han asegurado que la posición de liquidez del banco no se ha visto afectada por la incertidumbre política y económica en Cataluña, aunque sí reconocen que la volatilidad experimentada durante las últimas sesiones bursátiles ha despertado cierta preocupación en la entidad.

La noticia ha sido recibida con alivio por los inversores. Las acciones del banco, que habían abierto la sesión con leves recortes, registraban a media sesión subidas superiores al 5%, después de conocerse el previsible cambio de sede.

En los últimos días se habían abierto paso ciertos temores a una salida masiva de fondos desde los bancos catalanes, unos miedos reforzados por noticias como la conocida ayer cuando la plataforma de inversiones iBroker anunció que retiraría “temporalmente” el dinero de sus clientes de Banco Sabadell.