La crisis catalana está causando estragos en la bolsa española. Los temores a un recrudecimiento de la crisis abierta entre la Generalitat catalana y el Gobierno central, con la amenaza de ruptura en el trasfondo, está zarandeando de forma violenta a las cotizadas españolas. El Ibex ha restado un 4% en tres días y se ha situado por debajo de los 10.000 puntos, en sus niveles más bajos desde el pasado marzo.

En este escenario, lógicamente, el foco de la desconfianza incide con mayor fuerza sobre las empresas con mayor exposición a Cataluña. Las 18 cotizadas del Ibex con mayor presencia en la región -según el equipo de analistas de Société Générale- han visto esfumarse cerca de 16.000 millones de euros de valor bursátil desde la celebración del referéndum independentista el pasado domingo.

En el listado elaborado por el banco galo tienen un papel destacado los bancos, precisamente los más penalizados en los últimos días por la desconfianza inversora. Y entre éstos, Sabadell y CaixaBank cuentan con la exposición más destacada, lo que explica el fuerte revés que han encajado en los últimos días.

Sabadell y CaixaBank tienen un 20 y un 16% de su riesgo de crédito expuesto a Cataluña

La primera, que cuenta con un 20% de su riesgo de crédito expuesto a Cataluña, ha sufrido caídas del 9,9% en tres sesiones, lo que se ha traducido en una pérdida de capitalización de 983 millones de euros. Por su parte, el banco que preside Jordi Gual, que pierde un 7,78%, ha visto volatilizarse casi 2.000 millones de su valor bursátil. CaixaBank tiene un 16% de su riesgo de crédito expuesto a Cataluña. Los temores a una fuga de depósitos en estas entidades es uno de los factores que más asustan a los inversores.

BBVA y Bankinter, con una exposición crediticia del 14 y el 11%, respectivamente, a la región cuya pertenencia a España se ve amenazada por el desafío secesionista, son los otros bancos incluidos en el listado elaborado por Société. Entre ambos han sufrido una pérdida de valoración sobre el parqué próxima a los 3.000 millones de euros, la mayor parte de los cuales correspondientes a BBVA.

El banco galo dedica un informe específico al sector inmobiliario, que se ha visto en los últimos años favorecidos por la pujanza del mercado catalán y, más en concreto, en la ciudad de Barcelona. Colonial y Merlin Properties obtienen en esta comunidad autónoma un 20% y un 18% de sus ingresos ordinarios.

El mercado teme que la inversión inmobiliaria en Cataluña pueda sufrir un frenazo por el actual escenario de incertidumbre y esto ha pesado de forma notoria en la cotización de estos valores, que pierden alrededor de un 6% de su valor en esta semana.

Golpe a las energéticas

Otro sector también situado bajo el influjo de la incertidumbre catalana es el energético. Como observan en JB Capital, en caso de ruptura, “esperaríamos que todas las eléctricas y compañías de renovables con un sesgo nacional se verían afectadas por el previsible incremento de los tipos de interés nominales que derivaría del probable incremento de la prima de riesgo española”. Además, para empresas como Enagás, Red Eléctrica y Endesa, la incertidumbre también les afectaría por el hecho de que sus activos en Cataluña estarían sometidos al nuevo marco normativo que estableciera su gobierno.

Société coincide en nombrar a estas tres compañías energéticas, junto a Iberdrola y Gas Natural, entre las más afectadas del Ibex por la crisis catalana. Entre las cinco, han perdido algo más de 4.000 millones de capitalización, de los que la mitad provienen del revés a Iberdrola, que ha cedido cerca de un 5% de su valor. Red Eléctrica y Enagás, con un 12% y un 8% de su Ebitda proveniente de Cataluña serían los más expuestos a Cataluña, según los analistas del banco galo.

Aena, que canaliza un 19% de los pasajeros que recibe al año a través del aeropuerto de Barcelona, también se ha visto muy golpeada por las dudas recientes, que se suman a los problemas que arrastra en los últimos meses. El gestor aeroportuario se mueve en sus niveles más bajos en siete meses tras perder un 3,3% desde el lunes, lo que ha supuesto la pérdida de 751 millones de capitalización.

El mayor valor de la bolsa española, Inditex, también forma parte de la lista, aunque Société considera que su riesgo relativo es pequeño. No obstante, en JB Capital indican que en caso de ruptura entre Cataluña y España, la firma de moda tendría difícil emplear su capacidad logística en la región (que cifra en un 21%) para la exportación de productos. La pérdida de valor de la firma textil esta semana ronda ya los 4.000 millones.

Inditex tendría dificultades para emplear su capacidad logística en la región para exportar

Repsol, con un 21% de su capacidad de refino en Cataluña; Dia, que centra un 10% de sus ventas en la región; Indra, con un 16% de sus ventas; o Mediaset, con un 15% de sus audiencias en territorio catalán son otras de las compañías que conforman la lista de los valores más expuestos a la crisis catalana.

Este conjunto se completa con Abertis, la gran excepción en el escenario de caídas. La compañía de infraestructuras suma cerca de un 1% en tres sesiones -lo que implica una ganancia de 158 millones de euros de valor bursátil-, a pesar de que genera un 16% de su Ebitda en territorio catalán.

Esta resistencia se explica por el hecho de que la compañía que preside Salvador Alemany está a expensas de que se resuelva la OPA lanzada por el grupo italiano Atlantia para su compra y el mercado sigue especulando con la posible presentación de una contraopa que eleve el precio ofrecido por el grupo italiano (16,5 euros por acción, un 4,6% por debajo de la cotización actual).

Otros valores expuestos

Lejos del Ibex, Société Générale resalta la exposición de compañías como Atresmedia o Neinor Homes.

Por su parte, JB Capital llama la atención sobre la presencia en Cataluña de algunos valores olvidados en el informe del banco galo. Así, la firma de Javier Botín resalta a las farmacéuticas Almirall y Grifols, que centran un 75 y un 31% de su producción en la región. Ambas han caído más de un 3% en la semana.

Catalana Occidente, con más de un 10% de sus ingresos en Cataluña, ha sufrido un descalabro del 7% en tres días, hasta situarse en mínimos de siete meses, mientras que Telepizza, que registra un 6,5% de sus ventas en la comunidad autónoma presidida por Carles Puigdemont, ha logrado capear las caídas gracias a la buena acogida a su acuerdo de expansión con Pizza Hut.