Las juntas de accionistas de Banco Mediolanum y Arquia han acordado trasladar sus domicilios sociales de Barcelona a Valencia y Madrid, respectivamente.

Se suman a otros bancos, como Banco Sabadell, que ha anunciado el traslado de su sede a Alicante, o CaixaBank, cuyo consejo de administración se reúne este viernes de forma extraordinaria para estudiar el posible traslado de su sede social.

Mediolanum señala que este movimiento busca garantizar los intereses de sus clientes, mantener la normalidad y asegurar “un marco estable” para el desarrollo de su actividad bajo la supervisión del BCE. Según ha informado la entidad, el cambio de sede social no supondrá el traslado de los centros operativos del banco ni de sus empleados, que seguirán en la capital catalana.

Asegura que esta decisión operativa se ha tomado siguiendo unos criterios “estrictamente económicos y comerciales”.

“El cambio de domicilio social no supondrá ningún cambio en el servicio y la atención que prestamos a nuestros clientes, incluidos los residentes en Catalunya”, ha afirmado Vittorio Colussi, consejo delegado de Banco Mediolanum, en un comunicado.

La entidad asegura que tanto hoy como en el futuro tomará todas las decisiones que sean necesarias para mantener un elevado nivel de atención.

Banco Mediolanum forma parte del grupo italiano Grupo Bancario Mediolanum, especializado en asesoramiento financiero con presencia, además de España, en Italia y Alemania.

En Cataluña, la entidad aumentó un 6,6% el patrimonio gestionado en 2016, hasta superar los 1.329,8 millones de euros, cifra que consolidó a esta comunidad a la cabeza en volumen gestionado y en clientes.

Por au parte, Arquia Banca explica que ha elegido Madrid como destino para su domicilio social por contar ya en esta ciudad con la subdirección general de Finanzas del grupo y la dirección de Banca Privada.

En un comunicado,  indica que se encuentra en pleno proceso de crecimiento con la apertura, prevista para inicios de 2018, de dos oficinas en Portugal y la reciente compra de Caja Abogados.

En 2016 Arquia Banca logró un beneficio neto de 8,7 millones de euros, consolidando los resultados positivos cosechados cada año desde su fundación.

Asimismo, la entidad mantiene un elevado nivel de solvencia, con un ratio de capital del 24,6% a 30 de junio de 2017.