La tensión política en Cataluña por el desafío independentista ya está pasando factura a su principal sector económico. Las empresas turísticas catalanas han sufrido un desplome de su negocio del 15% en las últimas tres semanas, desde los días anteriores al referéndum del 1-O, según los datos que maneja Exceltur, el lobby sectorial que agrupa a una veintena de las grandes compañías turísticas del país.

El turismo de Cataluña da por hecho que el parón continuará en los próximos meses. Las empresas turísticas catalanas consultadas por Exceltur constatan ya una caída de las reservas de viajes y alojamiento hasta final del año del 20%, y temen que si la inestabilidad política continúa se agrave el parón económico y el desplome alcance el 30% del negocio turístico.

El sector teme que el parón de Cataluña puede frenar el PIB turístico español del 4,1% al 3,1% este año

El frenazo del negocio turístico tiene un impacto millonario sobre la economía catalana. Si se confirma la caída del 20% del negocio hasta final del año, el PIB turístico regional sufrirá una merma de 1.197 millones de euros. Si Cataluña finalmente se enfrenta al peor de los escenarios, el de una caída del 30% de las reservas, el zarpazo a la economía regional será de 1.796 millones de euros. Sin el impacto de la tensión política, las previsiones apuntaban a que el valor estimado del PIB turístico catalán rondaría los 6.000 millones de euros, así que el sector se arriesga a perder casi un tercio de su aportación a la economía regional.

“Hasta ahora la situación de inestabilidad en Cataluña no ha afectado a la evolución de las ventas y reservas del resto de de destinos turísticos españoles, que siguen creciendo de forma notable. Muy en especial Madrid, que está captando el desvío de algunos flujos de turistas y la celebración de reuniones previstas en Barcelona”, ha explicado el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda, en un encuentro con la prensa.

El frenazo del turismo en Cataluña, el mayor destino de los turistas extranjeros y uno de los principales destinos para el viajero nacional, sí tendrá en cambio un impacto directo en las cifras macroeconómicas del sector. La previsión de la asociación de los grandes turismo para el conjunto del año contemplaba un incremento del PIB turístico nacional del 4,1%, pero si se confirma el descenso de la actividad del 20% en Cataluña el crecimiento del conjunto del sector en España se ralentizará al 3,1%.