La decepción nubla el recorrido bursátil de Tesla. El fabricante de coches eléctricos registra este jueves caídas que superan el 7% sobre el parqué tras anunciar las mayores pérdidas en un trimestre de su historia. La firma que dirige Elon Musk registró unas pérdidas que superan los 619 millones de dólares (530 millones de euros), lo que contrasta con los 21 millones de dólares (18 millones de euros) de beneficio que sumó el año anterior. En el año acumula ya números rojos por valor de 1.421 millones de dólares (1.217 millones de euros), más del doble que en los nuevo primeros meses de 2016.

A esto se suma el intenso ritmo de gastos de la compañía, que consumió unos 1.400 millones de dólares de flujos de caja durante el trimestre y auguró un gasto similar durante en los últimos cuatro meses del año. En sólo dos trimestres, Tesla ha gastado más efectivo que en el año y medio previo.

Pero por encima de todo esto, el descontento se extendió entre los inversores al conocerse que, una vez más, Tesla ha roto sus promesas. El fabricante de vehículos reconoció retrasos en la fabricación de su vehículo Model 3 y retrasó un trimestre su objetivo de alcanzar una tasa de producción de 5.000 automóviles por semana hasta el primer cuarto de 2018. «Si Tesla cumpliera con su nueva previsión, las entregas del Model 3 probablemente excederían nuestras estimaciones originales para el primer semestre de 2018. Sin embargo, dado el historial de ejecución de Tesla hasta la fecha en el Model 3 y en general, no estamos seguros de cuanto crédito le dará el mercado al nuevo pronóstico», indican los analistas de Nomura.

Tesla ha retrasado un trimestre sus objetivos de producir 5.000 vehículos del Model 3 por semana

En la misma línea, los analistas de Deutsche Bank señalan que, «dado el actual consumo de efectivo de la empresa y el potencial de retrasos en el logro de los objetivos de producción, creemos que el margen de error se está volviendo una vez más incómodamente delgado», según informa la CNBC.

Aunque la firma fundada por Elon Musk aseguró tener identificados los problemas de producción y que está en proceso de resolverlos, los inversores empiezan a sentirse frustrados ante el historial de incumplimientos de la compañía. «Dejamos la conferencia frustrados por la falta de transparencia de la dirección de Tesla», observa Jeffrey Osborne, analista de Cowen.

Esta negativa lectura provocaba que las acciones de Tesla se situaran este jueves por debajo de los 300 dólares por primera vez desde principios de mayo. La compañía acumula recortes superiores al 20% en tan sólo seis semanas, lo que le ha situado lejos del primer puesto del sector por capitalización en Estados Unidos, superado por General Motors y cerca de perder el pulso también frente a Ford.

El mal tono de Tesla se veía agudizado, además, por los comentarios provenientes de la Cámara de Representantes, que apuntan a que podría eliminarse las ayudas que se conceden actualmente a los compradores de vehículos eléctricos, según informa Bloomberg.

Las ventas del Model 3, concebido como el primer vehículo de Tesla de fabricación masiva, resultan esenciales en las perspectivas de la compañía, ya que está previsto que los ingresos que genere sirvan para sufragar nuevos proyectos y su presentación fue recibida con entusiasmo sobre el parqué. Por esa razón, el fabricante ralentizará la producción de los vehículos Model X y Model S para enfocar la mayor parte de los recursos en el Model 3 y poder cumplir con los nuevos pronósticos.

Los ingresos del Model 3 son esenciales para una compañía que ha disparado sus gastos en los últimos trimestres

Además, los expertos de Goldman Sachs sugieren que los lanzamientos de nuevos modelos previstos para los próximos meses, como el crossover Model Y y la segunda generación de Tesla Roadster podrían quedar aparcados. El banco estadounidense, muy negativo tradicionalmente con Tesla, ha recortado su precio objetivo a 205 dólares, un 30% por debajo de sus niveles actuales.

Sin embargo, no faltan expertos que mantienen una visión positiva sobre las perspectivas de Tesla a medio y largo plazo. «Mi punto de vista de que esta va a ser la acción tecnológica de gran capitalización con mejor rendimiento en los próximos cinco años no ha cambiado», afirma el analista de Flores Ventures Gene Munster.

Y también en Nomura observan que «seguimos siendo optimistas sobre las perspectivas a largo plazo de Tesla, dado el perfil de crecimiento sin precedentes de la compañía, el liderazgo en costes de batería y el reconocimiento de marca de élite». El banco nipón otorga a Tesla un potencial de revalorización superior al 66%.