El Gobierno trabaja desde hace tiempo con el convencimiento de que en el futuro se producirá una importante merma en el poder adquisitivo de los pensionistas fruto de las reformas emprendidas para contener el gasto ante un envejecimiento galopante. Es decir, que tocaremos a menos porción de la tarta del sistema público de pensiones. Sin embargo, las necesidades serán a priori las mismas y para cubrirlas hará falta contar con un colchón de ahorro, una provisión que requiere planificación.

Es por eso que el Gobierno ha colgado ya en el espacio de audiencia pública un proyecto de Real Decreto que modifica algunos aspectos de la regulación de los fondos y planes de pensiones pendientes de desarrollo desde 2014, que persiguen incentivar estos vehículos de ahorro, sobre todo, entre los jóvenes, para que desde este momento se decanten por contratarlos y puedan garantizarse con tiempo una buena jubilación.

Dos son las modificaciones fundamentales: una rebaja de las comisiones de depósito y gestión y la posibilidad de disponer de los fondos acumulados a los diez años. Ambas cuestiones deberían traducirse en una mayor rentabilidad neta de estos vehículos (a través de un menor gasto) y un mayor miedo a perder el control sobre los ahorros, cuestiones ambas que, según aseguran fuentes de Economía, están lastrando actualmente la contratación de productos de ahorro para la jubilación privados, junto a cuestiones como la persistencia de la crisis y los bajos tiempos de interés.

Rebaja las comisiones de gestión y permite rescatar el dinero a los 10 años

En lo que se refiere al tiempo máximo de depósito, el futuro Real Decreto permitirá que todos los ahorradores con fondos y planes contratados a 31 de diciembre de 2015 puedan disponer de estos recursos a partir del 1 de enero de 2025 sin ningún tipo de penalización fiscal y, de entrada, sin ningún cambio en la tributación. Para el resto, será de aplicación cuando vaya venciendo el plazo de 10 años desde su aplicación.

Hace años no podían rescatarse estos fondos hasta la jubilación, pero con el tiempo se ha abierto la posibilidad en casos excepcionales como los de desempleo de larga duración, enfermedad grave y, ya durante la crisis, en los de ejecución de la hipoteca.

¿Cuales son los mejores planes de pensiones para comenzar a invertir?:

Este nuevo paso abre la puerta a que en 2025, unos 18.000 millones de euros queden liberados. Y es que el patrimonio acumulado por las gestoras de fondos en el caso de los productos de ahorro individual era de unos 68.000 millones de euros en 2015 –asciende a 71.800 millones en el primer semestre de 2017–.

Según Economía, es de esperar que hasta 2025 se vaya produciendo una liquidación de fondos y planes a un ritmo de unos 4.000 o 5.000 millones de euros anuales por el efecto natural de las jubilaciones. Esto supone que en ese año se habrán liquidado, en la franja máxima, unos 50.000 millones, de modo que quedarían otros 18.000 que tendrían la puerta abierta dentro de ocho años.

Hasta 18.000 millones quedarán liberados en 2025

A esa cantidad se suman los algo más de 35.000 millones depositados en planes de empleo, los que se nutren directamente en las empresas. En este caso, la liberación de estas cantidades no será automática, sino que dependerá del acuerdo al que alcancen las empresas con sus trabajadores.

Ahorro de 67 millones de euros anuales en comisiones

Por su parte, en el año 2014 las comisiones de gestión estaban en el 2% y se rebajaron al 1,5%. Ahora se aplica otra rebaja escalonada. Para los vehículos de renta fija se reduce a prácticamente la mitad, hasta el 0,85%; en el caso de los fondos que invierten en renta fija mixta, la comisión cae al 1,30%; y para los que invierten en renta variable, variable mixta y fondos garantizados, permanece en el 1,5%. Y todo esto tiene su explicación.

Los productos de renta fija son más propios de aquellos ahorradores que quieren mantener intactos sus fondos, habitualmente los más mayores, mientras que los jóvenes asumen más riesgos y se suelen decantar por la renta variable en busca de rentabilidad. Así es que los gestores tienen que compensar los mayores riesgos que asumen moviendo el patrimonio de los ahorradores con mayores comisiones. Actualmente, alrededor del 45% de los productos que se contratan se concentran en el tramo que se refiere a inversiones en renta fija mixta, casi el 20% en fija y el 35% en variable, variable mixta y fondos garantizados.

Los depositantes ahorrarán 67 millones al año

De acuerdo con estos cambios, Economía calcula que el ahorro anual para los depositantes será de unos 67 millones de euros. Partiendo de que actualmente hay 9,5 millones, la cantidad se reduce a unos 7 euros al año de media por participante. Sin embargo, desde el Gobierno llaman a poner esta cantidad en perspectiva y a proyectarla a un horizonte de 40 años. «La cantidad puede ser muy importante en el cómputo total», aseguran.

Por otro lado, el proyecto de Real Decreto incluye también una rebaja de las comisiones de deposito del 0,25% al 0,2%, que las iguala a las que se pagan en los fondos de inversión.

Productos más atractivos para los jóvenes

Desde Economía aseguran que el objetivo último de estos cambios es mejorar la rentabilidad neta de los fondos y planes de pensiones y hacerlos más flexibles para que sean «más atractivos».

Y es que en los últimos años ha descendido la contratación de estos productos, entre otras cosas, por el efecto contagio de los bajos tipos de interés y, por ello, de su rentabilidad. En este sentido, se trata, de acuerdo con las mismas fuentes, de un «viaje sin retorno», en el sentido de que, aunque suban otra vez los tipos, como está previsto a partir de 2019, no se dará marcha atrás en estas medidas y todo lo que venga debería ser una mayor rentabilidad para los ahorradores.