Allí donde nunca había protestas, tiene lugar desde hace dos meses una que amenaza con llevarse por delante al todopoderoso Partido Popular. Tanto la ciudad como la Región de Murcia son desde hace 22 años un feudo del PP. Pero la llegada del AVE el año que viene y las manifestaciones vecinales convocadas cada tarde junto a los peligrosos pasos a nivel del sur de la capital han llegado a un punto de no retorno que puede estallar ya.

En la Plataforma por el Soterramiento, que ha obtenido varias victorias parciales, insisten: el AVE solo puede entrar por Murcia soterrado porque 100.000 vecinos pueden quedar aislados por un muro si el AVE llega en superficie. El PP está cerrado en banda con que el tren rápido llegue en 2018 sí o sí. Las relaciones entre vecinos y Administración están completamente rotas.

Ni el alcalde José Ballesta ni ningún concejal, ni el presidente regional Fernando López Miras (34 años) ni ningún consejero autonómico se dejan ver por alguno de los siete barrios del sur que quedarán desconectados. “Estamos en un momento de calma chicha”, resume un activista. “Los vecinos siguen yendo por las tardes a protestar junto a los pasos a nivel. Y la comunicación con el PP ya no existe”. El Independiente ha tratado de contactar tanto con la consejería de Fomento como con el diputado Teodoro García Egea -muy activo en Twitter- sin éxito.

A través de vídeos y hashtags, el PP pretende demostrar que Podemos manipula a los vecinos

Puede volver a producirse una nueva batalla campal, advierte todo el mundo. El único que da la cara en este preludio de Gamonal 2 es Juan Bravo, presidente de Adif fotografiado varias veces junto a los manifestantes. Toda la oposición y los vecinos piden que el AVE se quede provisionalmente en Beniel, a menos de 20 kilómetros de la estación actual, en la frontera con Alicante.

Tras la manifestación de la plataforma en Murcia que reunió a 50.000 personas y otra igualmente numerosa en Madrid el 28 de octubre, el PP ha pasado a la ofensiva: relacionan a la plataforma con los autores de actos vandálicos (a pesar de que los detenidos no tienen nada que ver con el colectivo) y con Podemos, a través de vídeos pobremente editados. “El PP siempre nos cuelga el mochuelo de ser correa de transmisión de la izquierda”, lamenta el histórico líder de la asociación pro soterramiento, el maestro jubilado Joaquín Contreras.

Los líos se suceden de manera vertiginosa: la plataforma pero también el grupo municipal de Ciudadanos han denunciado tanto al ayuntamiento como al Gobierno regional por “prevaricación”. Rajoy ha nombrado a un machaca, Francisco Bernabé, delegado del Gobierno en Murcia; Bernabé era célebre por haber fustigado a los miembros de la plataforma. Todavía se hacen bromas en la localidad huertana con las declaraciones de éste en marzo de 2015, cuando era consejero de Obras Públicas: “Los murcianos se podrán tomar las uvas este año en la Puerta del Sol viajando en AVE”.

El alcalde Ballesta ya ha afirmado que buscará “otros interlocutores” fuera de la plataforma para hablar del soterramiento tras la denuncia presentada. En Twitter los populares recurren frecuentemente al hashtag #quenotengañen para arremeter contra la plataforma. La asociación vecinal Favmur, fundada por un ex alto cargo del PP en la región , ha lanzado un manifiesto de apoyo al soterramiento que exige la llegada del AVE sin demora, “una infraestructura fundamental para nuestra Región”. Los colegios profesionales venden igualmente las bondades de este tren. Pero la gente en la calle no habla de la alta velocidad, sino de pasos a nivel y del muro.

Ya no les funciona el mito del Buen Murciano, el del ‘Agua Para Todos'”

“Algunos diputados del PP deberían ocupar su tiempo en cualquier cosa menos en inflamar los ánimos en las redes sociales”, ha criticado en su columna semanal el director del diario local La Verdad, Alberto Aguirre de Cárcer, un medio nada sospechoso de enemigo de los populares murcianos. “Y el alcalde, dedicar buena parte del suyo, por ejemplo, a visitar [el paso a nivel de] Santiago el Mayor, incluso ahora que sufre inaceptables escraches en su domicilio”.

“El PP sufre tal desgarro en Murcia que no concibe que seamos un movimiento vecinal, sin partidos detrás”, denuncia otro portavoz de la plataforma. “Primero inventaron el mito del Buen Murciano, el que tenía que pedir Agua Para Todos y estar a favor de los trasvases. Y cuando eso no le funcionó y fue asolado por casos de corrupción, su política fue la de hacer grandes anuncios de los que nunca se supo después como el Parque Temático de la Paramount y dar patadas hacia adelante. Ahora ya no tiene apenas masa social detrás”.

La mecha de la protesta se ha extendido a la vecina Alcantarilla, que el AVE dividirá

La tensión gana enteros por momentos. Y la mecha de la protesta se ha extendido a Alcantarilla (40.000 habitantes), la localidad que está pegada a la capital murciana adonde el AVE también causará estragos a su paso. El desafío independentista catalán (declaración de independencia unilateral, aplicación del 155, cárcel incondicional para Junqueras y otros siete ex consellers y fuga de Puigdemont a Bélgica) han eclipsado el conflicto murciano.

Aunque Adif ha hecho concesiones a los vecinos, éstos rechazan el AVE en superficie

Adif, con quien este medio no ha podido tampoco contactar a pesar de reiterados intentos, ha ido cediendo una a una a las demandas vecinales. Primero aceptaron alargar el soterramiento hasta 1,1 kilómetros; después hasta 3,9 kilómetros, en varias fases. El Consejo de Ministros desbloqueó el dinero para la primera fase el pasado 3 de noviembre. Pero aún no hay un proyecto sobre la mesa ni -más importante aún- un calendario.

No es suficiente para los vecinos: el AVE no puede entrar en Murcia porque la tensión eléctrica de los trenes exige la instalación de un muro provisional que aislaría a 100.000 residentes de los barrios más humildes. “Hay que desbloquear ya el conflicto con compromisos firmes y garantías de que habrá presupuesto”, destaca el portavoz de Ciudadanos en el ayuntamiento, Mario Gómez. “Queremos que llegue el AVE pero éste no puede hacerlo en superficie: pues busquemos un punto intermedio provisional. Pero con garantías de que se enterrarán las vías y los pasos a nivel”. Atención al nuevo Gamonal que se avecina en la huerta.