Los vecinos del sur de la ciudad Murcia que llevan más de 20 años luchando por el soterramiento y cuyas protestas se han intensificado desde mediados de septiembre han conseguido una victoria. Provisional, pero victoria en toda regla. El presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Juan Bravo, se ha comprometido a adelantar las obras de soterramiento de las vías del tren en Murcia, que comenzarían el 15 de noviembre. No se sabe cuándo terminará, pero mucho antes de lo hasta ahora previsto (2023).

Adelantar estas obras eran condición indispensable para la cada vez más popular Plataforma por el Soterramiento: el AVE llegará en algún momento de 2018 en superficie y para ello permanecerían los peligrosos pasos a nivel (los más conflictivos de España, con una ristra de víctimas en su haber) y un muro que aislaría a 100.000 vecinos de los barrios del sur, los más humildes de la urbe. De hecho, Adif ha incluido en su oferta un paso peatonal subterráneo. De esta manera, para cuando llegue el AVE faltará poco para que lo haga bajo tierra.

Cargas policiales y detenidos

Con este movimiento, Adif y Fomento tratan de cerrar un conflicto que se les estaba yendo de las manos: desde septiembre, los vecinos acampan junto a los pasos a nivel, cuando no han invadido estos provocando cortes de trenes que irritaron al ministro Íñigo de la Serna; vándalos encapuchados han tirado de noche los muros protectores instalados en ocasiones a centímetros de las casas, llegando a agredir a periodistas. Ha habido cargas policiales, heridos y detenidos. La circulación ferroviaria ha sido interrumpida hacia el sur y hacia el levante desde la Estación de Murcia del Carmen.

Adif ha cambiado varias veces de planes, pero por primera vez satisface a los vecinos

La maniobra del administrador de infraestructuras no deja en buen lugar a Adif, que ha cambiado varias veces de planes para aplacar las protestas, sin conseguirlo. En mayo y en vista de que las movilizaciones cada vez eran más numerosas, Juan Bravo tuvo que acudir a Murcia a prometer una prolongación del soterramiento, que en total tendrá más de un kilómetro de longitud. En vano: los vecinos se quejan de que soportan la circulación de más de 90 trenes diarios -con el consiguiente subir y bajar de las barreras en los pasos a nivel-, y que la llegada de la alta velocidad solo complicaría más la situación.

Este domingo Fomento llenó de publicidad los principales diarios locales con folletos sobre la llegada del AVE y los parabienes del futuro soterramiento. Dos días después ha modificado sus planes. Uno de los líderes históricos de la Plataforma Pro Soterramiento, el profesor jubilado Joaquín Contreras, ha indicado este 10 de octubre a medidodía tras reunirse con Adif tener una sensación “positiva” por el cambio de actitud de sus interlocutores. Es la primera vez que la plataforma se expresa en este sentido. Ahora está por ver si Fomento cumple.