El Gobierno ha dado a conocer en las últimas semanas una serie de iniciativas que llevan, directa o indirectamente, a un impulso de los planes privados de pensiones y que parten de varios ministerios. Desde una mejora de la información sobre las pensiones públicas para que los ciudadanos sepan con qué ingresos contarán en el momento de la jubilación (que serán menores en términos de poder adquisitivo), hasta una rebaja de las comisiones asociadas a los productos de ahorro privados y la posibilidad de rescatarlos totalmente a los diez años sin tener que esperar a la jubilación.

A simple vista, puede parecer una ofensiva en favor del negocio de las aseguradoras y los fondos, más aún en pleno periodo de captación de ahorradores como cada final de año, pero para el sector se trata de medidas insuficientes e incluso contrarias a lo que debería ser el impulso del ahorro privado.

Gobierno y gestores coinciden en el fondo de la cuestión: las pensiones públicas del futuro perderán suficiencia y serán muy inferiores a los salarios en activo de sus beneficiarios, por lo que hay que informar mejor y concienciar a los ciudadanos de la necesidad de ahorrar desde el presente para compatibilizar estas prestaciones con provisiones privadas para asegurarse un buen retiro.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, avanzaba la pasada semana que su departamento mejorará el simulador de las pensiones que puede consultarse en la página web del Ministerio de Empleo y que en estos momentos ofrece datos distorsionados. Desde el sector asegurador y de los fondos se viene criticando desde hace años que la herramienta no corrige el efecto de la inflación ni aplica el Factor de Sostenibilidad de las pensiones, que entrará en vigor en 2019 para contener el gasto en función de variables como la esperanza de vida. En consecuencia, ofrece previsiones de pensión que superan en ocasiones la pensión máxima permitida.

El Gobierno ya anunciado que ajustará el simulador de las pensiones de Empleo

Según Burgos, se va a proceder a ajustar esta herramienta. Sin embargo, esto no contenta al sector privado. El propio Burgos se comprometió en marzo de 2013 a remitir a todos los trabajadores mayores de 50 años una carta con la previsión de pensión futura e información sobre las alternativas privadas en forma de planes de pensiones.

Sin embargo, el envío del que se dio a conocer como el ‘sobre naranja’ nunca se llegó a producir y en su lugar se colgó la polémica herramienta en la web del Ministerio, que siempre ha achacado este hecho a la complejidad de realizar una comunicación por carta y, sobre todo, a su coste millonario. Sin embargo, el sector no ha dejado de reclamar el envío de las cartas desde entonces. También una vez que el simulador que vino a sustituirlas se va perfeccionar.

El presidente de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), Ángel Martínez-Aldama, aprovechaba este lunes su participación en las unas jornadas sobre pensiones organizada por Nuevo Lunes y Fundación Axa para recordar que el compromiso era de “remisión de información no de puesta a disposición”. Es decir, que habría que ponérselo aún más fácil a los ciudadanos.

En el mismo foro, el director del área de Seguros Personales de la patronal de las aseguradoras Unespa, Luis Miguel Ávalos, ha recordado que en el seno de la UE existe el convencimiento de que son los trabajadores los que tienen que responsabilizarse personalmente de completar sus pensiones y que, en este sentido, “tienen que estar concienciados” y , para ello, no solo se ha mostrado partidario de remitir por escrito las expectativas de pensión, sino incluso por “concienciar por televisión”.

Contra el rescate de los planes de pensiones

Más énfasis ha puesto Ávalos a la hora de criticar la última reforma de los planes de pensiones que prepara el Gobierno, que pasa por reducir las comisiones de depósito y gestión de los productos privados de ahorro para la jubilación y por permitir el rescate de todo lo ahorrado a los 10 años. “No es la de la liquidez la reforma que necesitamos ahora mismo”, ha asegurado.

Temen que se emplee el rescate de fondos de pensiones para pagar las hipotecas

En su opinión, como en la de Martínez-Aldama, una medida como la planteada por el Gobierno “desvirtúa la naturaleza” de los planes de pensiones, puesto que ya existen otros vehículos de ahorro con liquidez total. Incluso han mencionado lo ocurrido en Gran Bretaña, donde se permite rescatar estas aportaciones a mayores de 55 años. Desde que es posible, han ilustrado, el 71% las han rescatado; el 53% de estos, lo han hecho íntegramente; y seis de cada 10 lo destinaron al pago de la vivienda.

En este sentido, Martínez-Aldama ha resumido que “la liquidez total de los fondos y planes va a ser un buen negocio para las empresas de la construcción”.

Tanto Unespa como Inverco creen que es necesario poner límites a la liquidación de los productos privados. En todo caso, Ávalos apuesta por aumentar los supuestos en los que se pueden rescatar. Si ahora se contempla la opción de hacerlo en caso de paro de larga duración o por enfermedad grave, propone sumar contingencias de dependencia o la situación de desempleo de un hijo.

El Gobierno niega que se desvirtúen los vehículos privados

Fuentes de Economía pasan en cambio la pelota a los gestores de fondos. En opinión del Gobierno no habrá riesgo de rescate masivo de estos productos mientras quienes los ofrecen los hagan “suficientemente atractivos para que la gente mantenga sus ahorros”. Además, aseguran las mismas fuentes que un producto que solo se puede rescatar a los 10 años no deja de ser de largo plazo.

Además, aunque los gestores de fondos han apostado por más incentivos fiscales para la contratación de fondos y planes, sin mencionar la rebaja de las comisiones que prepara el Gobierno, en Economía aseguran que la caída de ingresos que ello podría suponer en un primer momento –calcula un ahorro de 67 millones de euros para los participantes, lo que supone un coste en la misma medida para los gestores– se verá compensado por el aumento de la actividad que se derive de la medida.

¿En qué deberías invertir según tu edad?: