Existen dudas sobre si la crisis independentista en Cataluña acabará pasando factura y en qué grado a la economía española en 2018. Pero en lo que hay bastantes certezas es en que la propia economía catalana ya la está pagando y ahora solo falta ponerle cifras. De acuerdo con el Observartorio Regional de BBVA Research el coste será alto y la comunidad autónoma verá recortado su crecimiento en casi un tercio el próximo año.

Estima que Cataluña registrará el menor crecimiento de España en 2018, ya que su PIB se elevará un 2,1%, siete décimas menos de lo que habría registrado en un escenario sin tensiones y por debajo del crecimiento español (+2,5%), mientras que otras siete comunidades autónomas –Canarias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, Madrid, Navarra y País Vasco– crecerán por encima de la media nacional.

Además, España seguirá creciendo en 2018, pero lo hará a un ritmo menor del esperado, del 2,5%, tres décimas menos de lo que preveía en julio, debido al agotamiento de los vientos de cola, el estancamiento en el crecimiento del turismo, los ataques terroristas que sufrieron Barcelona y Cambrils en agosto, y el incremento de la incertidumbre relacionada con el entorno político en Cataluña, informa Europa Press.

Los ataques terroristas del verano también restarán crecimiento

En detalle, estima que ocho comunidades autónomas cerrarán 2018 por encima de la media nacional: Baleares (+3%), Canarias (+2,9%), Castilla y León (+2,6%), Castilla-La Mancha (+2,7%), Galicia (+2,6%), Madrid (+2,7%), Navarra (+2,8%) y País Vasco (+2,9%); mientras que Andalucía, Murcia y La Rioja crecerán un 2,5%, en línea con la media nacional prevista por BBVA Research.

Por debajo de la media crecerán Aragón (+2,4%), Asturias (+2,3%), Cantabria (+2,4%), Extremadura (+2,4%), Comunidad Valenciana (+2,4%) y Cataluña (+2,1%), que será la región que menos crecerá el año que viene.

En cuanto al empleo, BBVA Research estima que España reducirá su tasa de paro al 16,2% este año y al 14,9% en 2018, con un crecimiento del empleo del 2,8% y el 2,4% en cada ejercicio. Para Cataluña pronostica un paro del 12,5% y el 11,1%, respectivamente, acompañados de un repunte del empleo del 2,8% y el 2,3% en cada caso.

La tempestad amaina en Cataluña

Según BBVA Research, los indicadores que miden la incertidumbre alcanzaron en Cataluña, especialmente en la primera parte del mes de octubre, niveles por encima de los observados en octubre de 2016. Sin embargo, los niveles de tensión «parecen haber disminuido, lo que limitaría el impacto».

No obstante, advierte de que esta incertidumbre se podría trasladar negativamente a las decisiones de gasto de los consumidores y las empresas. Así, estima que Cataluña crecerá un 2,1% en 2018 en el escenario más probable, lo que supone siete décimas menos de lo que se habría observado en un escenario sin tensiones y por debajo del crecimiento español.

El informe indica que las tensiones parecen haber disminuido

Además, el menor crecimiento de la demanda interna catalana podría tener impacto en aquellas regiones y empresas con mayores lazos comerciales, como la Comunidad Valenciana, Aragón o La Rioja. Sin embargo, otros condicionantes afectan también a las previsiones de crecimiento de estas regiones.

El turismo se estanca

A su vez, BBVA Research cree que las comunidades del Mediterráneo sufrirán el menor dinamismo del turismo esperado para el próximo año, ya que algunas zonas de afluencia de visitantes extranjeros comienzan a mostrar «síntomas de sobreocupación y agotamiento». Por el momento, Murcia, Comunidad Valenciana o Andalucía están sorteando mejor la situación, gracias a la demanda nacional.

El servicio de estudios de BBVA avisa de que la incertidumbre también se traslada al sector turístico, ya que, a pesar de que la percepción de seguridad había sido una de las ventajas competitivas de España, los atentados terroristas sufridos el pasado verano en Barcelona y Cambrils podrían condicionar las visitas de turistas extranjeros. «De confirmarse la no recurrencia de este evento, se podría limitar el efecto», señala.

En cualquier caso, añade que, con la recuperación, las empresas del sector habían comenzado a trasladar a márgenes de beneficio el incremento de la demanda, sobre todo en Baleares, Canarias y Cataluña, lo que permitirá, si fuera necesario, aprovechar este margen para mantener la afluencia de visitantes en los destinos.

El turismo se estanca, no solo en Cataluña

Por otra parte, BBVA Research explica que en los dos últimos trimestres las exportaciones han mostrado una debilidad mayor de la esperada, si bien constata que mejoran de cara a 2018. El entorno internacional de recuperación en los principales socios de la economía española y la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) continuarán apoyando el aumento de ventas al exterior.

Esto beneficiará a aquellas comunidades con un mayor nivel de apertura al exterior, como es el caso de Galicia, Navarra o País Vasco, en lo referente a la exportación de bienes, o de Baleares, Canarias y Madrid, en el sector servicios, apunta BBVA Research.

Previsiones para este año

En cuanto a este año, el observatorio explica que el agotamiento del turismo y unas exportaciones peor a las esperadas han llevado a la rebaja en las previsiones para España, del 3,3% al 3,1% para este año.

Así, estima que Baleares (5 décimas) y Andalucía, Galicia, Canarias y Cataluña (3 décimas) serán las comunidades autónomas más afectadas por las previsiones este año. En concreto, prevé que siete comunidades acaben el año con un crecimiento por encima de la media: Andalucía (+3,2%), Baleares (+4%), Canarias (+3,6%), Castilla-La Mancha (+3,3%), Madrid y Murcia (+3,4%) y Comunidad Valenciana (+3,2%).

Asimismo, Aragón (+3,1%) cerrará en línea con la media anual, mientras que las nueve comunidades autónomas restantes registrarán un crecimiento inferior a la media nacional. Estas son Asturias (+2,4%), Cantabria (+2,5%), Castilla y León (+2,6%), Cataluña (+3%), Extremadura (+2,4%), Galicia (+2,8%), Navarra (+3%), País Vasco (+2,7%) y La Rioja (+2,9%).