Son los siguientes. Cerrado el capítulo de actualización de la “singularidad” fiscal vasca con la aprobación de la Ley del Concierto Económico y el Cupo el pasado jueves en el Congreso de los Diputados, ahora son los navarros los que llaman a la puerta del Gobierno de Mariano Rajoy para poner el día su particular ‘cupo’, el Convenio navarro. La Mesa y Junta de portavoces del Parlamento de Navarra ha aprobado hoy por unanimidad una declaración institucional en defensa del Convenio Económico y han instado a que “a la mayor brevedad posible” se alcance un acuerdo que actualice la aportación económica que la comunidad foral realiza cada año al Estado. Una actualización que, como el Cupo vasco, se aplicaría para los próximo cinco años.

Navarra quiere ahora acelerar el proceso y confía en que, tal y como apuntó la presidenta foral, Uxue Barkos, antes de cerrar el año se pueda alcanzar un acuerdo con el ministerio de Cristóbal Montoro para acordar la aportación para el próximo quinquenio. En la declaración institucional aprobada hoy las formaciones con representación en la Cámara foral apelan a los “derechos históricos” que corresponden a la ciudadanía navarra y que están reconocidos en la Constitución para defender su reclamación. Recuerdan que el convenio navarro es un instrumento propio del régimen foral y por tanto se rechaza las declaraciones que ponen en duda su carácter “solidario”.

Todos los partidos apelan a los “derechos históricos” de Navarra para defender el Convenio Económico

El portavoz de UPN, Javier Esparza ha señalado que el Convenio Económico es sinónimo de “pacto entre iguales, de lealtad con España y de solidaridad con el conjunto de los españoles”. Ha afirmado que los ataques al convenio tan sólo pretenden “sacar tajada política”.

Desde Geroa Bai, Koldo Martínez ha recordado que se trata de una expresión del régimen foral propio “y un derecho democrático e histórico” de los navarros. Desde EH Bildu Adolfo Araiz ha lamentado las declaraciones para atacar este régimen foral “y que no tiene nada que ver con la realidad. Recuerda que hoy Navarra aporta por encima de su PIB y de su peso demográfico en el conjunto del Estado. Desde podemos Tere Sáez ha calificado de “fundamental” para Navarra el Convenio por la autonomía de la que la dota “para llevar a cabo sus políticas sociales y para que la ciudadanía se vea beneficiada”.
También desde el PP de Navarra se ha recordado que no se trata “de ningún privilegio”, ha asegurado Ana Beltrán, sino de “un derecho histórico reconocido por la Constitución”.

600 millones anuales

El pasado jueves la presidenta de Navarra, Uxue Barkos se refirió a la negociación del Convenio del que confío en que su actualización pueda ser aprobada antes de que finalice el año. Señaló que sería “incomprensible” que el Gobierno del PP logrará un acuerdo con el Ejecutivo vasco en torno al Cupo y no lo hiciera con la Comunidad foral en relación al Convenio. Actualmente la aportación que hace Navarra al Estado ronda los 600 millones de euros anuales.

El Convenio Económico navarro es la ley pactada entre la Comunidad foral y el Estado que regula la autonomía fiscal y tributaria de Navarra. Permite a los navarros gestionar y recaudar los impuestos en su territorio, fijar las condiciones y los límites. La ley objetiva el procedimiento para cuantificar la “aportación” al Estado, lo que equivaldría al Cupo vasco con el que sufragar las competencias que presta el Estado en Navarra y que no han sido transferidas.

Los sistemas forales navarro y vasco son similares aunque no iguales, ni por origen ni tampoco por resultado. El sistema navarro parte desde la ley de 1841 y nunca se ha interrumpido. El de Euskadi, de un real decreto de 1878, fue suspendido por la dictadura de Franco con la Guerra Civil.