Las estadísticas oficiales llevan ya semanas reflejando los primeros efectos de la crisis independentista en Cataluña sobre los principales sectores económicos de la comunidad autónoma. Sin embargo, faltaba aún un análisis de segunda ronda, el del impacto de estos indicadores sobre el agregado de la economía de la región.

La Autoridad Independiente de responsabilidad fiscal (AIReF) ha publicado este miércoles por primera vez un indicador que mide la evolución del PIB catalán en tiempo real. De esta forma, con cada nuevo índice que se vaya conociendo, la herramienta mostrará su efecto directo sobre la economía catalana y, una vez se completen las estadísticas referidas al periodo de incertidumbre iniciado con el referéndum del 1-O, se podrá certificar cual ha sido el coste del desafío secesionista.

De momento, el indicador muestra una aceleración del crecimiento económico en el mes de octubre, puesto que en este periodo se toman como referencia indicadores que hacen referencia a la actividad registrada en los meses de verano, en los que siempre se nota el tirón del turismo en Cataluña.

Sin embargo, llegados al mes de noviembre, la AIReF recoge el efecto de dos datos recientemente publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) más próximos al 1-O: la caída del 3,9% de las ventas del comercio minorista del mes de octubre en la región, que triplicó a la del resto de España (-1,2%); y el de hipotecas constituidas, que arroja un incremento de las suscritas en Cataluña del 7,6% en septiembre.

El efecto en el caso de las ventas minoristas ha sido muy significativo, con un impacto negativo de cuatro décimas sobre el PIB de la comunidad autónoma, que solo se ve compensado con la aportación de una décima del dato de hipotecas, a la espera del dato correspondiente al mes de octubre.

Proyección PIB cuarto trimestre

Proyección PIB cuarto trimestre

No es posible calcular el dinero contante y sonante que esto costará a los catalanes puesto que la metodología que emplea la Autoridad Fiscal maneja índices de volumen, no de precios. Sin embargo, esta medición evidencia el impacto de la crisis institucional catalana sobre su economía y la diferente evolución seguida respecto al total nacional.

La propia Autoridad Fiscal, que ya venía alertando del efecto económico adverso de la situación en Cataluña, indica que «la última información coyuntural ha supuesto una revisión a la baja significativa de la previsión de crecimiento del PIB catalán para el último trimestre».

Cataluña cumplirá con el déficit

Pese a todo, las recientes mediciones llevadas a cabo por la organización que dirige José Luis Escrivá prevén que Cataluña cumpla con el objetivo de déficit del 0,6% del PIB para este año, ya que la intervención financiera desencadenada tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución solo está suponiendo un traslado de la supervisión al Estado, mientras que el Presupuesto catalán se está ejecutando con normalidad.

Más aún, están jugando a favor una buena contención del gasto y unas transferencias del Estado superiores a lo inicialmente previsto tras la liquidación del sistema de financiación correspondiente a 2015.