Inditex toma aire. El gigante español del textil ha registrado este lunes una subida en bolsa próxima al 3,5%, su mayor avance desde septiembre de 2016 y recupera el nivel de los 30 euros por primera vez en un mes.

La compañía que dirige Pablo Isla restaña así parte de las heridas abiertas en los últimos meses, en los que ha sufrido las dudas del mercado y que le llevan a encarar su peor año en bolsa en casi una década. Inditex ha visto esfurmarse alrededor de un 20% de su valor en los últimos cinco meses, lo que se ha traducido en la pérdida de más de 20.000 millones de euros de capitalización y ha puesto en peligro su liderazgo en la bolsa española.

El grupo controlado por Amancio Ortega, el más valioso del parqué español desde 2015, ha visto descender en los últimos días su valoración bursátil al entorno de los 90.000 millones de euros, lo que ha permitido a Santander amenazar su primacía. De hecho, durante la sesión del pasado jueves, la capitalización del banco que preside Ana Botín llegó a superar la de Inditex, aunque al cierre la matriz de Zara logró retener el primer puesto.

Ahora, tras el fuerte repunte experimentado este lunes, Inditex vuelve a sobrepasar los 95.000 millones de valoración y aventaja en más de 5.000 millones a Santander.

Con esta subida, la valoración de Inditex vuelve a superar en más de 5.000 millones de euros a la de Santander

La escalada de este lunes se produce en un momento en el que los expertos empiezan a hacer números sobre la compañía de moda, que presenta resultados el próximo miércoles 13 de diciembre. Entre las firmas que han revisado su visión sobre el valor se encuentra Alantra, que ha elevado su recomendación sobre Inditex a comprar y le otorga un potencial superior al 11%.

Según la visión de estos expertos, Inditex se ha visto golpeada en los últimos meses por el impacto de un otoño más cálido de lo normal, lo que ha afectado a las previsiones de ventas en el último trimestre. Sin embargo, “entendemos que las condiciones de comercio han vuelto a la normalidad y esperamos una actualización comercial más fuerte que la media al inicio del cuarto trimestre señalan”.

Partiendo de este punto de vista, defienden que “la historia de crecimiento de largo plazo permanece intacta y los fundamentales son insuperables”, por lo que “la debilidad actual representa un punto de entrada de largo plazo atractivo”.

Una visión similar defienden los analistas de Banco Santander, tradicionalmente muy positivos con las perspectivas de Inditex, quienes dan a las acciones del grupo de moda un valor un 27% superior al actual. Frente a los miedos a que los grandes gigantes del comercio electrónico, como Amazon, puedan golpear con su competencia el negocio de la compañía que dirige Pablo Isla, Santander defiende la buena posición del grupo textil español para batallar en este entorno comercial.