El Eurogrupo ya tiene nuevo presidente. El ministro portugués de Finanzas, Mario Centeno, será el nuevo jefe de este organismo que engloba a los responsables de economía de la eurozona. Centeno sustituirá al holandés Jeroem Dijsselbloem, que abandonará el cargo el próximo 13 de enero, después de cinco años. Su mandato tendrá una vigencia de dos años y medio.

Centeno se impuso en la segunda ronda de una votación secreta al ministro de Finanzas luxemburgués, el liberal Pierre Gramegna, mientras que los otros dos candidatos al puesto, el ministro de Finanzas eslovaco, Peter Kazimír, también socialista, y su homóloga letona, Dana Reizniece-Ozola, se habían retirado tras la primera ronda de votación.

El ministro luso era uno de los principales favoritos al cargo, respaldado por la positiva evolución que ha experimentado la economía portuguesa en los últimos dos años, que se ha traducido en una fuerte rebaja del desempleo y una reducción del déficit mejorando incluso los niveles exigidos por Bruselas a un país que fue rescatado por Europa en el año 2011. Centeno fue definido como el “Ronaldo del Ecofin” por el ministro germano Wolfgang Schäuble.

Nacido en 1966 en la localidad de Olhão, en el sur de Portugal, cumplirá 51 años el próximo 9 de diciembre. Doctor en Economía por la Universidad de Harvard, Centeno ha desarrollado la mayor parte de su carrera en el Banco de Portugal, antes de asumir la cartera de Finanzas en noviembre de 2015 dentro del Gobierno del socialista Antonio Costa, que está apoyado por los comunistas y el Bloque de Izquierdas.

Descrito en la prensa de su país como un economista “liberal”, está especializado en el mercado de trabajo y sus áreas de investigación son la Economía del Trabajo, la econometría, la microeconomía y la teoría de los contratos.

Centeno contaba con el respaldo de España para hacerse con el cargo, una vez que el ministro español de Economía, Luis de Guindos, había renunciado a ocupar el puesto, pese a ser el más veterano entre sus homólogos en la eurozona, ya que prefiere pugnar por la vicepresidencia del BCE, lo que le obligará a abandonar el ministerio de Economía en los próximos meses.

Esta misma mañana, Centeno explicaba que su candidatura para presidir el Eurogrupo apuesta por generar consenso entre los países de la moneda única. “El objetivo en cualquier elección a la que nos presentamos es, obviamente, ganar. Hicimos lo que teníamos que hacer dentro del grupo de países con gobiernos socialdemócratas y luego conversamos de manera muy abierta con otros grupos políticos”, señaló en declaraciones a periodistas lusos en Bruselas.

La elección de Centeno refuerza el poder del grupo socialista en Europa, en franca minoría en comparación con los puestos que acumula actualmente el Partido Popular Europeo.