Economía

EEUU amenaza el dominio de Rusia como mayor productor de petróleo del mundo

logo
EEUU amenaza el dominio de Rusia como mayor productor de petróleo del mundo
EEUU podría desbancar a Rusia como mayor productor de petróleo.

Pozo de extracción petrolífera en Texas (EEUU). EFE

Resumen:

La IEA ha elevado su estimación de crecimiento de la producción en 2018 en Estados Unidos a 1,1 millones de barriles al día, frente a los 870.000 que pronosticaba previamente.

Estados Unidos superaría la barrera de los 10 millones de barriles al día, batiendo su propio récord, que data de la década de 1970. “Es posible que muy pronto la producción de crudo estadounidense supere a la de Arabia Saudita y rivalice también con la de Rusia”, dice la agencia.

El repunte de los precios, que se han elevado más de un 50% desde junio, hasta máximos de tres años, justificaría el incremento de la producción estadounidense.

Sin embargo, esa mayor oferta desde Estados Unidos y los países ajenos a la OPEP podría frenar la escalada de los precios del crudo.

La industria petrolera se prepara para coronar a un nuevo rey. La revolución del petróleo de esquisto (shale oil) amenaza con desbancar a los tradicionales dominadores del sector, Rusia y Arabia Saudí, y otorgar la primacía a Estados Unidos.

Así lo ha refrendado este viernes la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés), en su informe mensual sobre el mercado del crudo. El principal organismo internacional en materia de energía ha elevado su estimación de crecimiento de la producción en 2018 en Estados Unidos a 1,1 millones de barriles al día, frente a los 870.000 que pronosticaba previamente.

De este modo, Estados Unidos superaría la barrera de los 10 millones de barriles al día, batiendo su propio récord, que data de la década de 1970. “Es posible que muy pronto la producción de crudo estadounidense supere a la de Arabia Saudita y rivalice también con la de Rusia”, indica la agencia.

Según los últimos datos disponibles de la , correspondientes a 2016, Rusia lidera el ránking de países productores, con 10,55 millones de barriles diarios, seguido de Arabia Saudí, con 10,46. Estados Unidos ocupaba entonces la tercera posición, 8,85 millones de barriles diarios.

Desde entonces, sin embargo, Estados Unidos ha podido beneficiarse del auge de la industria del shale oil, mientras que la producción en Rusia y Arabia Saudita se ha visto sometida a unas políticas de contención aprobadas en el seno de la OPEP (con la participación de países externos, como Rusia), con el fin de provocar un incremento de los precios, tras el colapso que experimentaron entre 2014 y 2016.

Y precisamente, ese repunte de los precios, que ha llevado al Brent a cotizar al filo de los 70 dólares por barril por primera vez en más de tres años, tras revalorizarse un 55% desde el pasado junio, es una de las claves que explicaría el boom de la producción pronosticado para Estados Unidos. “La producción de ciclo corto de Estados Unidos está reaccionando al aumento de los precios”, confirma la IEA.

El Gobierno de Donald Trump parece dispuesto a aprovechar esta tesitura y reforzar el poderío energético del país, alentando también la producción de crudo en alta mar.

La visión de la IEA coincide con la manifestada el jueves por la propia OPEP, que elevó sus previsiones de producción de crudo en EEUU, a causa del incremento de la actividad impulsado por la subida de los precios.

Riesgo para la escalada del petróleo

Todo esto vuelve a poner sobre la mesa la cuestión de si el auge de la producción externa a la OPEP, liderada por Estados Unidos, puede acabar por anular las intenciones del cártel de países productores y llevar a un nuevo colapso de los precios por exceso de oferta.

En este sentido, la IEA pronostica que “después de agregar barriles de Brasil, Canadá y otros países en crecimiento y contemplar caídas en México, China y otros lugares la producción total no perteneciente a la OPEP aumentará en 1,7 millones de barriles diarios”.

Para la agencia, “esto representa, después de la recesión en 2016 y la recuperación constante en 2017, un regreso a los días vertiginosos de 2013-2015, cuando el crecimiento liderado por Estados Unidos promedió 1,9 millones de barriles diarios”. Este incremento compensaría con creces las dudas que genera la producción en Venezuela, donde la IEA ve riesgos de colapso.

“Algunos inversores temen que la producción de crudo de Estados Unidos muestre un crecimiento exponencial continuo y, por lo tanto, limite el alza en los precios del petróleo. En parte, esta suposición es correcta. Debido al aumento en la producción de crudo de los Estados Unidos, el riesgo de escasez mundial será menor, lo que a su vez limitará el alza en los precios del petróleo”, reconoce Hans van Cleef, economista para el sector energético de ABN Amro.

No obstante, matiza que “las inversiones mundiales en el sector petrolero fuera de los Estados Unidos y fuera de la OPEP son todavía bajas y los riesgos de una futura escasez de petróleo han aumentado, por lo que las previsiones de la IEA no son tan negativas para los precios del petróleo como los titulares pueden sugerir”.

El consenso de analistas consultados por FocusEconomics augura para 2018 un precio medio del Brent de 61,6 dólares y sólo una firma augura precios superiores a los 70 dólares.

“Si el reciente reciente repunte de los precios ha perdido ímpetu o no y el rally hasta 70 dólares es suficientes está por ver. Sin embargo, son tales las incertidumbres geopolíticas y las perspectivas siempre cambiantes del shale oil que debemos esperar un año volátil”, sentencia la IEA.