Economía

Hacienda refuerza su vigilancia sobre el bitcoin para prevenir el fraude

El ministerio de Cristobal Montoro se marca como objetivo prioritario para 2018 la vigilancia de las actividades comerciales en Internet.

Hacienda refuerza su vigilancia sobre el bitcoin.

Monedas representativas de la criptodivisa bitcoin.

El fenómeno del bitcoin se cuela entre las principales preocupaciones de la Agencia Tributaria. Así se desprende de las directrices generales del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2018, publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En el mismo se contemplan las principales líneas de actuación de la política tributaria y que pivotan en torno a cuatro grandes cuestiones: la prevención del fraude. Información y asistencia; la investigación y las actuaciones de comprobación del fraude tributario y aduanero; el control del fraude en fase recaudatoria; y la colaboración entre la Agencia Tributaria y las Administraciones tributarias de las Comunidades Autónomas.

Entre las medidas concretas que se plantean en este documento, resalta, por lo novedoso, el interés que el organismo dependiente del Ministerio de Hacienda muestra por los aspectos relativos al bitcoin y el resto de criptomonedas.

Así, en materia de prevención y represión del contrabando, narcotráfico y blanqueo de capitales, Hacienda apunta que «la utilización por el crimen organizado de la internet profunda, o deep web, para el tráfico y comercio de todo tipo de bienes ilícitos, así como el empleo de criptomonedas tipo bitcoin o similar como medios de pago, es uno de los desafíos más exigentes en la actualidad». Por esa razón, «se potenciará el uso por las unidades de investigación de la Agencia Tributaria de las nuevas tecnologías de recopilación y análisis de información en todo tipo de redes».

Asimismo, la Agencia Tributaria tiene previsto «estudiar la incidencia fiscal de nuevas tecnologías, como blockchain, y, en especial, las criptomonedas».

El auge del uso de las criptomonedas resulta una preocupación creciente para los gobiernos de todo el mundo, ya que se considera que su escasa transparencia facilita el fraude fiscal y la financiación de actividades delictivas. En relación con esto, países como Corea del Sur se plantean prohibir su negociación.

El incremento de los pagos con tarjeta y el uso de monederos electrónicos también será materia de control

En cualquier caso, los desafíos derivados de las nuevas tecnologías para la Agencia Tributaria no se circunscriben únicamente al universo de las criptodivisas. No en vano, el organismo insiste en que «la investigación en Internet y la obtención de información relacionada con los nuevos modelos de actividad económica, especialmente en comercio electrónico, sigue constituyendo una prioridad para la Agencia Tributaria».

En este sentido, el plan publicado este martes también detalla que «la cuantía de los pagos con tarjeta ha superado el volumen de retirada de dinero en metálico de cajeros automáticos. Este proceso se acelerará con el uso de monederos electrónicos y de sistemas de transferencias instantáneas. Por ello, se impulsará la adaptación de los sistemas de información para prevenir el fraude».

El ministerio que dirige Cristobal Montoro también pone el foco sobre los nuevos modelos comerciales facilitados por las nuevas tecnologías y prevé llevar a cabo «actuaciones de control sobre aquellos fabricantes o prestadores de servicios que comercialicen sus bienes o servicios a través de Internet, para detectar la posible existencia de tramas fraudulentas constituidas con patrones creados para defraudar».

No obstante, las nuevas tecnologías no son sólo un desafío para la actividad de la Agencia Tributaria, sino que también pueden facilitar su labor de vigilancia. Así el nuevo plan para este ejercicio dispone que «para mejorar la eficacia del uso de la información de que dispone la Agencia Tributaria se utilizarán nuevas técnicas de análisis de datos. Se desarrollarán nuevos modelos de detección de fraude basados tanto en técnicas analíticas como en el análisis de redes mediante técnicas de «big data».

Comentar ()