Bankia y CaixaBank son los valores favoritos de Banco Santander para invertir en Bolsa. El banco nacionalizado y el primer grupo catalán son las mejores opciones para quienes quieran apostar por acciones del sector financiero, señala el equipo europeo de análisis de la entidad que preside Ana Botín, en un informe al que ha tenido acceso El Independiente. 

Santander ha fijado el precio objetivo de Bankia en 5,23 euros, lo que supone otorgar a sus acciones un potencial de revalorización del 24,7%. Uno de los catalizadores positivos de la acción es el exceso de capital que acumula el grupo que preside José Ignacio Goirigolzarri. La acción cotiza a 0,9 veces precio/valor neto de los activos estimado para 2019 con un ROTE del 10%, sin incluir el exceso de capital.

Por su parte, Santander sitúa el precio que debía alcanzar CaixaBank en 5,20 euros, que implica un recorrido alcista del 17,6%. Destaca la sensibilidad de su balance a la subida de tipos, la reducción de activos tóxicos, las sinergias generadas en Portugal y la remuneración al accionista, junto a que cotiza a múltiplos atractivos. (1,1 veces precio/valor neto de los activos estimado para 2019 con un ROTE del 13%).

Beneficios en el último trimestre

Los analistas de Santander esperan que Bankia, que presentará el 29 de enero sus resultados de cierre de 2017,  gane 56 millones en el último trimestre del año, un 60% menos que en el mismo periodo de 2016 y un 75% menos que en el tercer trimestre del año. La cifra prevista por Santander queda muy por debajo de la esperada por el consenso de mercado: 94 millones de euros. Esta brecha responde a un incremento en el pago de impuestos en la última parte del año.»La tasa impositiva anormalmente baja que Bankia pagó en el tercer trimestre se compensará con una tasa más alta en el cuarto trimestre», señala el informe, que cifra en 61 millones los impuestos que afrontará.

Santander estima que Bankia ganará en el último trimestre 2 millones de euros si se contempla el efecto de la integración de BMN.

«Esperamos que BMN sume 40 millones de ingresos a Bankia y ocho millones de beneficios antes de provisiones. También que tenga una contribución neta negativa de cerca de 60 millones por los costes de reestructuración, que esperamos se contabilicen en el cuarto trimestre de 2017. De acuerdo con las últimas informaciones publicadas en prensa, creemos que es posible que la primera estimación del coste de reestructuración de 300 millones facilitada por el equipo de dirección sea finalmente 100 millones más alta. Además, esperamos un incremento de 1.000 millones en provisiones por activos improductivos que sería compensada por el fondo de comercio negativo generado en la transacción», señala el informe.

Los analistas de Santander creen que los resultados del cuarto trimestre de Bankia mostrarán mayor estabilización de los ingresos hasta alcanzar los 621 millones (662 millones contando BMN), con un margen de interés de 472 millones (497 millones con BMN) y unos costes operativos de 398 millones (432 millones con BMN). Antes de provisiones, Santander calcula que Bankia logre un beneficio de 222 millones y hasta 230 millones contabilizando BMN.

En cuanto a CaixaBank, Santander estima que ganará 243 millones de euros en el cuarto trimestre, por debajo de los 356 millones previstos por el consenso de mercado. La diferencia procede de una provisión de 200 millones que Santander atribuye a una posible amortización de la participación en Banco de Fomento de Angola (BFA), cuyo valor en libros asciende a 500 millones de euros.

La entidad que lidera Botín pronostica que CaixaBank registre unos ingresos totales de 1.894 millones de los que 1.208 millones procederán del margen de interés. El beneficio antes de provisiones se situará en 754 millones, señala el informe.

CaixaBank finalizó septiembre con una ratio Fully Loaded CT1 del 11,7% y la previsión de Santander es que termine el año con un 11,9%. «La disminución en el precio de las acciones de Telefónica -caen un 12% en el último trimestre-, donde el banco tiene un 5% del capital, ejercerá presión sobre la generación de capital orgánico», señala Santander. Recuerda que un nivel cercano al 12% es clave porque la dirección consideraría mejorar la retribución al accionista en forma de dividendos extraordinarios o recompra de acciones.