El mercado laboral vuelve a brindar buenas noticias, pero a medias. La economía española creó 490.300 puestos de trabajo a lo largo de 2017.. Así se refleja en la última Encuesta de Población Activa (EPA) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al cuarto trimestre de 2017, que señalan que el número de ocupados en España ascendía a 18,9 al término del ejercicio, el mejor dato desde 2009.

Los números de creación de empleo representan una aceleración respecto al año anterior. En el último trimestre, no obstante, el número de ocupados descendió en 50.900, lo que llevó la cifra nuevamente por debajo del nivel de los 19 millones de empleados, tras superar esa cota el trimestre anterior. Se trata del peor dato en un cuarto trimestre desde 2013.

Este descenso se ha centrado, de forma exclusiva en el sector privado, que destruyó más de 60.000 puestos de empleo en el último trimestre del año, y afecta de forma especialmente significativa al sector servicios, donde el número de empleos se redujo en 124.300, tras el fin de la temporada de verano. En cambio, el sector agrícola y el industrial elevaron sus niveles de ocupación en más de 40.000 personas cada uno.

Estos guarismos, se sitúan ligeramente por debajo del objetivo del Gobierno de que se generaran a lo largo del año 500.000 puestos de empleo, implican que la economía nacional ya ha generado 1,86 millones de puestos de empleo durante cuatro años consecutivos al alza.

Los datos de ocupación vienen complementados por el retroceso del desempleo, que se situaba al término de 2017 en 3.776.700 personas, un descenso de 471.100 personas respecto al ejercicio anterior, suponen el mejor dato de paro en términios absolutos desde el año 2008. La tasa de paro se situó en el 16,55%, 2,09 puntos menos que al cierre de 2016.

La tasa de paro femenina sigue situándose claramente por encima de la masculina, al situarse en el 18,35%, frente al 14,97% de la de los hombres, que, además, se redujo en mayor cuantía en el ejercicio. El mayor descenso del desempleo se dio entre los trabajadores con edades comprendidas entre los 25 y los 54 años.

La población activa registró un comportamiento similar al del resto de referencias, con un descenso de 15.900 personas en el último trimestre, hasta los 22,76 millones de ocupados. En el año, la población activa aumentó en 19.100 personas.

Estas cifras refrendan las publicadas por la Seguridad Social, en las que se mostraba la mayor subida de la afiliación en los últimos 12 años, superior a los 610.000 cotizantes.

Crece el trabajo indefinido

Los datos de empleo en 2017, muestran que de los 490.000 puestos de empleo generados en el ejercicio, la mayor parte fueron para hombres, unos 267.300, mientras que los 222.900 restantes fueron ocupados por mujeres.

Por sectores, los servicios volvieron a concentrar la mayor parte de los nuevos puestos de trabajo, al generar más de 289.700 personas. La industria y la construcción fueron crearon, por su parte, 132.200 y 64.300 puestos de trabajo.

Los datos de la EPA también muestran un crecimiento de los contratos indefinidos, que se incrementaron en 517.900, mientras los trabajos temporales descendieron en 27.600.

Por regiones, los mejores datos de ocupación en el año se registraron en Andalucía y Cataluña, donde se crearon 126.400 y 113.600 puestos de empleo, respectivamente, mientras que en la Comunidad de Madrid el número de ocupados se incrementó en 66.200. En términos relativos, Canarias fue la región que experimentó un mayor crecimiento del empleo, al elevarse un 5,51%.