Parquijote, el nuevo pelotazo urbanístico que promueve el Ayuntamiento de Seseña (Toledo), una localidad emblema de la corrupción del ladrillo durante el ya lejano boom económico, va cobrando forma: el PP, que gobierna el municipio gracias a los votos de tres tránsfugas de Ciudadanos expulsados a los pocos meses de tomar el acta, aprobó ayer miércoles 31 de enero el convenio para construir 3.500 viviendas con todos los informes en contra de la Junta de Castilla-La Mancha. El proyecto fue destapado por El Independiente el 23 de octubre del año pasado y salió adelante en un pleno municipal bronco, con imprecaciones mutuas y hasta un expulsado del salón de actos.

Parquijote, que tendrá igualmente un parque logístico de 2,5 millones de metros cuadrados, es un proyecto frustrado de parque temático que empezó a tramitarse por primera vez en 1990, hace 28 años. Cuenta con suelo urbanizable, gracias a los sucesivos convenios firmados por el turbio ex alcalde del PSOE José Luis Martín -relacionado con Paco El Pocero- en 1990, 1995 y 2000. Detrás del proyecto hay una trama societaria vinculada a un presunto empresario mafioso de la Cosa Nostra, según ha publicado ABC.

Un presunto mafioso está detrás de los terrenos y durante la tramitación se vendió suelo masivamente en la zona

Nada huele bien en este convenio: llevaba más de una década en el olvido hasta que el equipo de Gobierno se ha puesto a tramitarlo a marchas forzadas esta legislatura, siendo objeto el proceso de oscuros movimientos especulativos. Por ejemplo, el 4 de noviembre de 2016 una de las firmas propietarias de suelo (Globland) propuso al Consistorio seseñero una resolución para compatibilizar el uso residencial con el industrial; solo tres días después, el 7 de noviembre, Globland, la misma empresa que había hecho la propuesta, vendió masivamente suelo en los terrenos afectados al Grupo Carreras. Y siete meses después, en junio del año pasado, el ayuntamiento informaba a los empresarios que su propuesta era “viable y sostenible por los servicios técnicos” y que se llevaría al pleno.

Ayer IU y PSOE votaron que no, frente al voto favorable de PP y los concejales tránsfugas. La edil de Urbanismo Rosa Laray presentó Parquijote como “muy beneficioso para los vecinos de Seseña” y defendió que lo que en realidad está haciendo el equipo de Gobierno es recortar el número de viviendas. “Nuestra idea es reducir el número de viviendas que fueron aprobadas. Por el bien de Seseña, pedimos reducir ese número de viviendas para crear un polígono industrial”.

El PP trata de implicar al ex alcalde de IU en el proyecto, cuando éste nunca había sido aprobado hasta ahora

La nota de prensa enviada por el ayuntamiento abunda en la idea de que el PP nunca ha promovido Parquijote, cuando es su gobierno el que acaba de aprobar el convenio: “Donde los gobiernos anteriores sólo contemplaban la construcción de 7.499 viviendas, el equipo de gobierno actual ha creado 2,7 millones de suelo industrial al servicio de la creación de empleo”, reza el comunicado. La realidad es que las 7.500 viviendas de Parquijote aparecen por primera vez en el Plan de Ordenación Municipal (POM) de la localidad, en noviembre de 2014 y aprobado en el pleno al mes siguiente, cuando ya gobernaba el PP con el actual alcalde Carlos Velázquez. Velázquez no ha atendido a este medio.

Portavoces del ayuntamiento enviaron a El Independiente una veintena de documentos escaneados fechados entre 2003 y 2005 que probarían que el ex alcalde Manuel Fuentes (IU) habría favorecido un desarrollo de más de 7.000 viviendas en Parquijote. Fuentes explota cuando se le pregunta por dicha documentación: “¡Desde que entró IU a gobernar no aprobamos ningún PAU en Parquijote!”, estalla el líder de la oposición. “El Plan Especial de Infraestructuras (PEI) y el PAU se presentaron por registro en el ayuntamiento de Seseña cuando yo no era alcalde. El PP trata de desacreditarme con documentos relativos al trámite administrativo de exposición pública, ¡como si eso implicara que un convenio vaya a ser aprobado!”.

El edil tránsfuga de Ciudadanos acusó a Fuentes de colaborar con la vecina Illescas para que Seseña sea “tercermundista”

El pleno municipal fue tenso, y un vecino fue expulsado. La concejala de Urbanismo acusó a Manuel Fuentes de “acudir a tertulias” y “poner a Seseña en la diana de la corrupción, cuando él dio miles de licencias para El Quiñón, la urbanización de El Pocero”. El edil tránsfuga Fernando Ortega (cuya hija también es concejal por el Grupo Mixto) fue más lejos: sumó todas las viviendas máximas previstas en El Quiñón (13.000) y en Parquijote (7.500) y acusó al ex alcalde de “pretender otro pelotazo” de más de 20.000 pisos.

Por momentos el ex regidor comunista llegó a bromear con las intervenciones de la responsable de Urbanismo (“pensaba que veníamos a hablar de Parquijote, Rosa”). Con quien no bromeó fue con el tránsfuga Ortega. “Usted lo que hace es colaborar con [la localidad vecina de] Illescas y con la Junta de Castilla-La Mancha para convertir a Seseña en tercermundista”, le soltó el expulsado de Ciudadanos. “El tercermundista es usted”, le espetó Fuentes. La portavoz del PSOE preguntó por los empleos que generará el polígono, pero no obtuvo respuesta.

Parquijote tiene todos los informes en contra y se convertirá en un núcleo desconectado más, como El Quiñón

Se habló más de El Pocero que de Parquijote. En su día, IU votó en contra de El Quiñón, cuyo convenio siguió tramitándose gracias a la pinza entre PSOE (el partido fue desmantelado y sustituido por una gestora) y PP. El municipio apareció en 2006 en todas las portadas como símbolo de la corrupción urbanística. Fuentes se enfrentó a El Pocero y lo denunció ante la Fiscalía Anticorrupción. Aprobó las licencias de luz y agua cuando el oscuro promotor amenazó con despedir a sus entonces 3.000 trabajadores. La urbanización entró en barrena por la crisis y la inmobiliaria de El Pocero fue a concurso de acreedores en 2014.

Ahora llega Parquijote, con informes en contra de la Dirección General de Calidad e Impacto Ambiental de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, de la Dirección General de Montes y Espacios Naturales y hasta de un documento del propio Consistorio remitido durante la tramitación del POM. Seseña (20.000 habitantes) tiene varios núcleos de población inconexos entre sí y la tendencia que apuntan todos los informes técnicos es que dichos núcleos deberían unirse. Parquijote, si finalmente se lleva a cabo en esta ciudad-dormitorio de Madrid, será otra urbanización desconectada.