Economía

Tesla quiere cambiar el tejado de tu casa

logo
Tesla quiere cambiar el tejado de tu casa
Tesla quiere convertir 50.000 viviendas en la mayor planta solar del mundo

Batería eléctrica de Tesla.

Resumen:

Elon Musk quiere que cambies de tejado, y se ha empeñado en demostrar que puedes hacerlo muy pronto. Tesla, la compañía que creó el visionario sudafricano, ha firmado un acuerdo con el Gobierno de Australia del Sur para crear la mayor red de placas solares del mundo integrando una red de 50.000 viviendas en la región. Todas ellas tendrán un techo llena de estas planchas negras.

El método es sencillo. Tesla ha creado un sistema de baterías, alimentadas por la luz solar totalmente limpia, que es capaz de mantener la energía de un domicilio sin problemas. Todo ello, además, sin coste para los dueños de las casas, ya que la compañía estadounidense instalará todo de manera gratuita y financiará su coste con la venta de la electricidad sobrante que generen los paneles solares.

El acuerdo lo anunció el propio primer ministro de Australia del Sur, Jay Weatherill, a sólo unas semanas de que se celebren las elecciones de la región. Tendrán que pasar, eso sí, cuatro años para que todas las nuevas baterías están instaladas.

Elon Musk quiere que cambies de tejado, y se ha empeñado en demostrar que puedes hacerlo muy pronto. Tesla, la compañía que creó el visionario sudafricano, ha firmado un acuerdo con el Gobierno de Australia del Sur para crear la mayor red de placas solares del mundo integrando una red de 50.000 viviendas en la región. Todas ellas tendrán un techo llena de estas planchas negras.

El método es sencillo. Tesla ha creado un sistema de baterías, alimentadas por la luz solar totalmente limpia, que es capaz de mantener la energía de un domicilio sin problemas. Todo ello, además, sin coste para los dueños de las casas, ya que la compañía estadounidense instalará todo de manera gratuita y financiará su coste con la venta de la electricidad sobrante que generen los paneles solares.

El acuerdo lo anunció el propio primer ministro de Australia del Sur, Jay Weatherill, a sólo unas semanas de que se celebren las elecciones de la región. Tendrán que pasar, eso sí, cuatro años para que todas las nuevas baterías están instaladas.

Las primeras 100, que servirán para hacer las pruebas pertinentes, estarán funcionando a finales del mes de junio y para cuando acabe el año habrá 1.000 casas con sus respectivos sistemas de energía limpia. Hasta 25.000 las completarán un buen número de hogares de la fundación Housing Trust, que se dedica a facilitar alquileres baratos a familias con pocos recursos.

¿Cómo funciona?

Tesla ha bautizado sus nuevos sistemas como planta energética virtual. El funcionamiento es sencillo: las baterías almacenan la electricidad que producen los panales solares y se conectan con el resto de casas de la red a través de un control central.

Cada hogar tendrá un controlador inteligente que estará relacionado con un operador externo. Son ellos los que permiten el acceso del sistema de cada casa a sus propias baterías y, a través de un software, liberan la electricidad necesaria. Hacerlo así posibilita que todos los miembros de la red tengan suministro incluso en sus picos más altos.

Cuando los 50.000 sistemas estén instalados, la producción conjunta generará 250 Megavatios (MW) de electricidad, prácticamente la misma que una planta eléctrica tradicional, y las baterías podrán contener hasta 650 megavatios hora.

La electricidad la producirán sus tejados, pero los propietarios de las casas no serán dueños de la misma. Es Tesla la que gestionará todo su suministro, pero el acuerdo permitirá ahorrar a los hogares un 30% en su factura energética, como ha explicado el ministro de Energía de Australia del Sur, Tom Koutsantonis.

Solar City, en la sombra

Es cierto que en las baterías estará escrito Tesla en letras bien grandes, pero la tecnología detrás de este sistema energético hay que atribuirla a Solar City. Esta compañía, en la que Musk era el máximo accionista y cuyo CEO, Lyndon Rive, es su primo, es propiedad de Tesla desde noviembre de 2016 tras aceptar los accionistas del fabricante de coches hacerse cargo de una deuda de alrededor de 3.000 millones de dólares, casi 2.500 millones de euros.

Valorada en 2.000 millones de dólares, más de 1.600 millones de euros, Solar City no terminaba de arrancar, pero le sirvió a Musk para sentar las bases de lo que ahora es este sistema.

Ya lo escribió el sudafricano en un post el 1 de agosto de 2016: “Como compañías integradas en una, Tesla y SolarCity pueden crear una red residencial y comercial con productos que mejoren la forma en la que la energía es generada, consumida y almacenada”.

La gran prueba de que iban en serio se materializó en marzo del año pasado, cuando SolarCity creó en Hawai la mayor planta de generación de electricidad a través de planchas solares del mundo, capaz de generar energía barata en una zona con alta dependencia de los combustibles fósiles.

Energía limpia y un 30% más barata. Elon Musk ya está cambiando la forma en la que nos desplazaremos en un futuro cercano y, ahora, pretende decirnos hasta cómo tiene que ser nuestro tejado.