Economía

El Ibex 35 abre con caídas superiores al 3% arrastrado por el desplome de Wall Street

El IBEX 35 abre con caídas superiores al 3% arrastrado por el desplome de Wall Street

Interior de la Bolsa de Madrid. EFE

El principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35, amplía las caídas, y tras la apertura retrocede un 2,38%, con lo que pierde el nivel de los 9.900 puntos, contagiado por Wall Street y Asia.

Después de los primeros minutos de cotización, el selectivo cae hasta los 9.829 puntos tras restar 222,7 unidades, y borra las ganancias anuales que acumulaba, y desde comienzo de 2018 registra unas pérdidas del 2,03%.

La situación es similar en la apertura de las principales plazas bursátiles de toda Europa. Las caídas del Ibex madrileño se ha replicado en Milán o París, que dejan un 3,38% y un 3,05% en la apertura de la sesión de este martes.

El contagio desde Wall Street es notable, no en vano el Dow Jones sufrió en su sesión de este lunes el mayor descenso de los últimos siete años. El índice que acoge a pesos pesados del mercado estadounidense no fue el único que se desplomó, ya que el S&P 500 retrocedió un 4,1%.

Así, el mercado estadounidense ha evaporado en una sesión las ganancias acumuladas en las primeras semanas de 2018, con gigantes como Wells Fargo, Boeing, Exxon Mobil, 3M o Home Depot registrando pérdidas superiores al 5,5%.

Habría que remontarse al verano de 2011 para encontrar un hundimiento de similar magnitud. Entonces, Europa se debatía al borde del abismo, asolada por la crisis del euro; el temor a un colapso de la economía china sobrevolaba los mercados; y en torno a Estados Unidos se extendía el miedo a una recaída en recesión, que provocó que la mayor economía del mundo sufriera una histórica rebaja de rating por parte de S&P.

El escenario ahora es bien diferente, con una economía de Estados Unidos que muestra una solidez importante, apoyada en las continuas mejoras de las previsiones que, paradójicamente, es lo que está provocando el miedo de los inversores.

En el mercado se ha extendido la sensación de que el fuerte crecimiento económico y la solidez del mercado laboral, que ya se empieza a plasmar en una mejora de los salarios, conducirán más pronto que tarde a un repunte de la inflación que obligará a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) a acelerar su estrategia de subida de tipos de interés.

En cualquier caso, los expertos todavía apuntan a que la calma volverá a los mercados y las bolsas no tardarán en retomar el buen rumbo alcista. Este varapalo, eso sí, servirá para recordar una verdad inmutable: las ganancias sin riesgos no existen, y menos en los mercados.

Comentar ()