Un impacto económico de 3.200 millones de euros y alrededor de 50.000 puestos de trabajo. Estas cifras muestran, a grandes rasgos, la relevancia del sector del tabaco en la economía española.

Según se desprende del informe La importancia del sector del tabaco en la economía española 2017, elaborado por Analistas Financieros Internacionales (Afi), con la colaboración de CEOE, para la Mesa del Tabaco, la cadena de valor del tabaco, desde el cultivo hasta el punto de venta, genera un impacto en la economía española equivalente al 0,3% del Producto Interior Bruto (PIB) del país, medido en términos de Valor Añadido Bruto (VAB).

Esto es así por el «importante efecto arrastre» del sector, que multiplica por 2,1 cada euro de valor añadido bruto directo.

Todo esto se traduce, en términos de empleo, ya sea directo, indirecto o inducido, en unos 50.000 puestos de trabajo. De éstos, un 60% está relacionado con la venta minorista de tabaco en los estancos, ya que en los 13.286 que existen en España están empleadas un total de 29.800.

Según se desprende del estudio, cada empleo directo en el sector genera otros 2,6 indirectos e inducidos a lo largo de la cadena de valor. Esta proporción es más elevada en escalones como el de la fabricación, en el que cada puesto de trabajo genera cinco empleos indirectos o inducidos, o el de la distribución del que surgen 3,1 trabajos indirectos o inducidos por cada uno directo.

El sector del tabaco es el quinto mayor contribuyente fiscal al Estado, con 9.000 millones

La metodología empleada por Afi en este estudio difiere de la del año previo, ya que solo contabiliza el empleo a jornada completa, por lo que el número de empleos asociados al sector del tabaco no es equiparable.

Si se toma como referencia 2015, en el que sí se usó la misma metodología, el empleo en el sector ha experimentado un descenso del 3,8%, lo que se explica por factores como una normativa cada más restrictiva en el ejercicio de la actividad; el problema del comercio ilegal de tabaco, que resta ventas e impuestos del canal legítimo; o la paulatina tendencia de descenso del consumo en las últimas décadas.

Otro punto que se desprende del informe es que el tabaco es el quinto mayor contribuyente a la recaudación fiscal del Estado, con unos 9.000 millones de euros, que equivalen al 5% del total de los ingresos del Estado y al 34% de los ingresos especiales.

El tabaco es el producto de consumo con mayor carga fiscal de España: el 77% del precio de venta al público (PVP) equivale a impuestos, una tasa superior a otros productos sometidos al régimen de los impuestos especiales como los carburantes (47%), el alcohol (43%) o la electricidad (21%).

Un sector con peso en Extremadura y Canarias

España es el tercer país productor de hoja de tabaco en la Unión Europea. Hasta el 97% de la producción agrícola tabaquera en el mercado español se genera en Extremadura, donde se lleva a cabo un cultivo sostenible desde el punto de vista agroambiental que fomenta el uso de energías renovables y evita el empleo de abonos y fitosanitarios, que es apreciado en el mercado internacional por su elevada calidad, según se explica en el estudio.

Asimismo, es reseñable la importancia del sector de tabaco en la economía de Canarias. En 2016, el valor de la producción de la industria tabaquera canaria ascendió a 358 millones de euros y generó 3.500 puestos de trabajo directos (temporales e indefinidos).

Más del 40% de la producción se destina a la exportación (147 millones de euros), una cifra próxima a la exportación de plátanos (158 millones). Por su parte, en 2016, la Administración autonómica ingresó 176 millones de euros a través de impuestos al tabaco: 136 millones por los tributos especiales y 40 millones por impuestos indirectos (IGIC).

En la actualidad, en Canarias se concentra el grueso de la fabricación de tabaco en España, con excepción de una planta de cigarros y cigarritos en Cantabria. En el archipiélago están censados 38 fabricantes de labores del tabaco, de los que cuatro tienen plantas manufactureras de cigarrillos (dos en Tenerife y dos en Gran Canaria), mientras que el resto lo conforman productores de cigarros.