El gigante suizo Credit Suisse planea trasladar a Madrid o Fráncfort en torno a 250 banqueros de inversión actualmente localizados en Londres, como parte del plan de contingencia diseñado para hacer frente al impacto del Bréxit.

Varios empleados de la división de trading y M&A (fusiones o adquisiciones), que ahora trabajan en La City, comenzarán a trabajar probablemente en la capital española o alemana, después de que la opción de mover las oficinas a París se haya enfriado, según dos fuentes conocedoras de los planes a las que ha accedido Bloomberg. 

El presidente del grupo, Urs Rohner, señaló en en Bruselas a principios de este mes que los bancos deben activar sus planes de contingencia ante la ruptura del bloque europeo, en los próximos dos o tres meses, debido a la falta de claridad sobre el resultado de las negociaciones.

Fuentes del banco señalan que «continúan explorando sus opciones sobre la mejor manera de mantener el acceso a los clientes y mercados de la Unión Europea aprovechando la infraestructura existente en caso de un Brexit duro».

Añaden que, el «debate continúa y todavía no se ha tomado una decisión final con respecto a la ubicación o ubicaciones y la estructura de cualquier centro post-Brexit. Una vez que se haya aprobado una decisión, se comunicará a todas las partes interesadas pertinentes de manera oportuna».

A finales de noviembre, Luis de Guindos, entonces ministro de Economía y Competitividad y próximo vicepresidente del BCE, ya señaló que España podría verse beneficiada por la llegada de banqueros ante la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

En el marco del XVI Congreso de Directivos CEDE, que se celebró en el Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA), el dirigente anticipó que el gigante helvético barajaba tres posibles sedes para mover a parte de su plantilla, entre ellas Madrid, dado que España es «la economía que más crece de las grandes de la zona euro y porque hay fundamentos para que mantenga ese crecimiento de forma sostenible».

#ThinkMadrid

La Comunidad de Madrid elaboró la estrategia #ThinkMadrid con la que el Gobierno regional pretende atraer inversores e instituciones que decidan abandonar el Reino Unido para que piensen en la región como el mejor destino para ubicar sus sedes. Están trabajando, además de con el Gobierno central, con el Ayuntamiento de Madrid, la patronal (CEIM), la Cámara de Comercio y los sindicatos.

«La atracción de nuevas inversiones, sedes y trabajadores traería indudables beneficios para la región, ya que ello tendría un efecto positivo en el empleo y en el consumo, y por lo tanto un efecto económico y también en la recaudación fiscal», señalan desde la Comunidad.

Con este fin, se ha creado la figura de un comisario en Londres, para que presente la candidatura de Madrid y asuma las primeras fases de las negociaciones con posibles inversores.

Además se han puesto en marcha tres comités de expertos, uno en el Negocio Financiero, otro en Empresas y Multinacionales y un último en Empresas de Base Tecnológica y Startups para que transmitan sus experiencias y facilite al Gobierno regional la orientación de su estrategia.

La banca se reorganiza

Como Credit Suisse, otras entidades han manifestado sus planes para relocalizar a sus emepleados. Barclays anunció hace unos días que fijará su sede Dublín cuando Reino Unido haga efectiva su salida de la Unión Europea.

El gran competido de Credit Suisse, el suizo UBS, también plenea mover ficha. Axel Weber, presidente de la firma, anunció en Davos que unos 1.000 de los 5.000 empleados de Londres podrían verse afectados por el Brexit.

También HSBC, el mayor banco de Europa, ha señalado que reubicará a unos mil empleados en París. Y Goldman Sachs valora desplazar hasta 1.000 empleados a Fráncfort.