EconomíaPERFIL / ROMÁN ESCOLANO

Ex BBVA y bien conectado con el PP: así es el nuevo ministro de Economía

logo
Ex BBVA y bien conectado con el PP: así es el nuevo ministro de Economía
Roman Escolano, nuevo ministro de Economía.

Roman Escolano, nuevo ministro de Economía. EFE

Resumen:

Es cierto que Román Escolano reúne un perfil eminentemente técnico. Lo demuestra su currículum envidiable, donde sobresale ese número uno de la promoción de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado en 1989.

Ahora bien, también es evidente -y el currículum vuelve a reflejarlo- que el flamante ministro de Economía ha hecho carrera al calor de sus buenas relaciones con el PP.

Su vida profesional dio un salto cualitativo cuando los populares se hicieron con el poder por primera vez. Bien relacionado con la cúpula del partido en la época de José María Aznar, Escolano entró en la órbita del Gobierno en 1998. Y lo hizo por la puerta del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, como asesor de Javier Arenas.

Arenas era uno de los hombres fuertes del Consejo de Ministros, del que formó parte desde que Aznar se hizo con la victoria electoral en 1996.

El puesto en el Ministerio de Trabajo le sirvió a Escolano no sólo para cobrar una nómina del Gobierno. También, o sobre todo, para acceder a las más altas esferas del Partido Popular.

Es cierto que Román Escolano reúne un perfil eminentemente técnico y que habla idiomas, dos requisitos indispensables para liderar un ministerio como el de Economía. Lo demuestra su currículum envidiable, donde sobresale ese número uno de la promoción de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado en 1989. “No tiene el perfil típico de un político. Es poco ejecutivo y algo introvertido. Recuerda a Jaime Caruana”, reconoce un profesional que ha trabajado con él.

Ahora bien, también es evidente -y el currículum vuelve a reflejarlo- que el flamante ministro ha hecho carrera al calor de sus buenas relaciones con el PP. Su vida profesional dio un salto cualitativo cuando los populares se hicieron con el poder por primera vez. Bien relacionado con la cúpula del partido en la época de José María Aznar, Escolano entró en la órbita del Gobierno en 1998. Y lo hizo por la puerta del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, como asesor de Javier Arenas.

Escolano entró en la órbita del Gobierno en 1998, como asesor de Javier Arenas en la primera legislatura de Aznar

Arenas era uno de los hombres fuertes del Consejo de Ministros, del que formó parte desde que Aznar se hizo con la victoria electoral en 1996. El puesto en el Ministerio de Trabajo le sirvió a Escolano no sólo para cobrar una nómina del Gobierno. También, o sobre todo, para acceder a las más altas esferas del Partido Popular.

Hasta ese momento, la carrera de Escolano se había desarrollado, fundamentalmente, fuera de las fronteras españolas. Tras arrasar en las oposiciones a técnico comercial, se enroló en la secretaría de Estado para las Comunidades Europeas, en 1991. Y de ahí dio el salto a la Embajada de España en Tailandia.

Escolano vivió en Bangkok hasta que recibió la llamada de Javier Arenas. Hizo las maletas y regresó a Madrid para emprender una camino ascendente que le ha llevado a lo más alto. En el trayecto, ha aplicado con tino las virtudes personales que tanto destacan quienes le conocen. “Es un tipo conciliador y muy educado, de los que siempre busca el consenso”, reconoce un directivo que ha trabajado con él. “Es un profesional riguroso en extremo, muy metódico, de los aplican las estrategias con calma”, añade otro.

Desde el Ministerio de Empleo, Román Escolano saltó a los consejos de administración de tres entes públicos. Fue consejero de Correos, de Feve y del Icex entre 2000 y 2004. Es decir, hasta que los populares perdieron el poder. La llegada a Moncloa de José Luis Rodríguez Zapatero implicó la salida de Escolano de los todos los consejos. El futuro sustituto de Luis de Guindos acabaría recalando en el BBVA, el banco presidido por Francisco González, íntimo amigo de José María Aznar.

Escolano pasó una etapa larga en el banco. En total fueron cinco años, en los que se hizo cargo de las relaciones institucionales. También formó parte del gabinete de presidencia, por lo que pudo trabajar codo con codo con Francisco González, y con dos de sus consejeros delegados, José Ignacio Goirigolzarri y Ángel Cano. “Con González mantiene una magnífica relación, le respeta mucho”, señalan fuentes de su entorno.

Formó parte de la alta dirección del banco hasta 2011, el año en el que el PP regresó al poder, esta vez de la mano de Mariano Rajoy. El nuevo Gobierno no tardó en llamarle de nuevo. Le ofrecieron la presidencia del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Paradójicamente, este es el puesto que ocupa, en la actualidad, otro de los hombres que ha sonado con más fuerza como relevo de Guindos (Pablo Zalba).

Su experiencia y sus magníficas relaciones con el PP fueron clave para que Rajoy le ofreciera la vicepresidencia del BEI

Su currículum -muy nutrido a esas alturas-, su buen hacer durante dos años en el ICO y sus magníficas relaciones con el partido fueron clave para que Rajoy acabara ofreciéndole el cargo con más nivel de su carrera: la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

El presidente del Gobierno confió en su experiencia técnica para asignarle un cargo que da a España prestigio y poder en el exterior. Escolano sustituyó en el organismo internacional a Magdalena Álvarez, salpicada por el escándalo de los ERE en España.

Román Escolano ha ejercido como presidente del BEI durante casi tres años. Deja el puesto tras recibir otra llamada del Gobierno que da un enorme giro a su trayectoria. Tras descartar a Fernando Becker, el candidato mejor situado de partida para sustituir a Guindos, Mariano Rajoy le propuso la cartera de ministro de Economía. Y Escolano aceptó.