El Gobierno ha decidido proponer a Emma Navarro como vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI). La actual secretaria general del Tesoro y Política Financiera cubriría, de este modo, la vacante que deja Román Escolano, tras su designación como nuevo ministro de Economía, en sustitución de Luis de Guindos.

De este modo, Navarro se convertirá en la segunda mujer en ocupar la vicepresidencia de esta institución, según ha señalado el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo.

Navarro, de 44 años, es responsable del Tesoro desde 2016 y su nombre había llegado a aparecer en las quinielas para sustituir a Guindos, tras la elección de éste como vicepresidente del BCE. Antes había ocupado la presidencia del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y previamente había desempeñado el cargo de jefa de gabinete del ministro Guindos.

Según la normativa actual, la vicepresidencia del BEI da derecho a un sueldo bruto mensual de 23.200 euros brutos mensuales, al que se añaden dietas y ayuda a la residencia en Luxemburgo, donde su ubica la sede de la institución.

El BEI actúa como el banco de la Unión Europea: se financia en los mercados de capitales para conceder préstamos en condiciones favorables para proyectos que contribuyan a los objetivos de la UE. La institución está presidida por el alemán Werner Hoyer y cuenta con ocho vicepresidencias, de las que dos estaban vacantes, tras la reciente marcha de Escolano.

Si se confirma el nombramiento de Emma Navarro, España mantendría la silla que ocupa en el BEI desde julio de 2010, cuando Magdalena Álvarez tomó el relevo del luso Carlos da Silva Costa. Román Escolano reemplazó a Álvarez en septiembre de 2014 como vicepresidente y miembro del Comité de Dirección del BEI.

Según fuentes del BEI consultadas por Europa Press, el nombramiento definitivo corresponde al «Consejo de Gobernadores del BEI -formado por los ministros de economía de la Unión Europea- de acuerdo a la propuesta conjunta del Reino de España y la República de Portugal».