Economía

Los jubilados exigen por toda España unas pensiones dignas ante la división de la izquierda

Rajoy responde al clamor de los pensionistas en las calles de toda España: "Subiremos las pensiones lo que podamos"

logo
Los jubilados exigen por toda España unas pensiones dignas ante la división de la izquierda
Manifestación de pensionistas en Bilbao.

Manifestación de pensionistas en Bilbao. EFE

Resumen:

Decenas de miles de personas, fundamentalmente jubilados, han salido este sábado a la calle en las principales capitales españolas para exigir unas pensiones dignas y, de entrada, subidas más allá del 0,25%. Bajo la lluvia o la nieve, su clamor se ha vuelto a dejar oír contra un enemigo común, el Gobierno. Sin embargo, el nubarrón ha vuelto a ser la falta de unidad de acción entre la izquierda política y entre los sindicatos mayoritarios y las asociaciones de jubilados. Como el gato y el ratón, la Coordinadora Estatal por la Defensa de la Pensiones Públicas había convocado inicialmente manifestaciones en toda España durante la mañana de este sábado. Sin embargo, después de que CCOO y UGT se sumaran a estos actos como miembros de la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones Públicas (MERP), la organización decidió pasar la convocatoria a la tarde y hacerla coincidir con las movilizaciones contra la Ley Mordaza. Interpretaba la adhesión de los grandes sindicatos como un "juego sucio" para no perder cuota de representatividad. De esta forma, cientos de manifestaciones arrancaban esta mañana de diferentes puntos de España organizadas por los dos principales sindicatos, que amenazaban con un “estallido social” si el Gobierno no cambia la orientación de sus políticas económicas, en palabras de los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez.

Decenas de miles de personas, fundamentalmente jubilados, han salido este sábado a la calle en las principales capitales españolas para exigir unas pensiones dignas y, de entrada, subidas más allá del 0,25%. Bajo la lluvia o la nieve, su clamor se ha vuelto a dejar oír contra un enemigo común, el Gobierno. Sin embargo, el nubarrón ha vuelto a ser la falta de unidad de acción entre la izquierda política y entre los sindicatos mayoritarios y las asociaciones de jubilados.

Como el gato y el ratón, la Coordinadora Estatal por la Defensa de la Pensiones Públicas había convocado inicialmente manifestaciones en toda España durante la mañana de este sábado. Sin embargo, después de que CCOO y UGT se sumaran a estos actos como miembros de la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones Públicas (MERP), la organización decidió pasar la convocatoria a la tarde y hacerla coincidir, en el caso de Madrid, con las movilizaciones contra la Ley Mordaza. Interpretaba la adhesión de los grandes sindicatos como un «juego sucio» para no perder cuota de representatividad.

De esta forma, cientos de manifestaciones arrancaban esta mañana de diferentes puntos de España organizadas por los dos principales sindicatos, que amenazaban con un “estallido social” si el Gobierno no cambia la orientación de sus políticas económicas, en palabras de los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez.

Después, según lo previsto, a las 18.00 de la tarde las movilizaciones han proseguido bajo la batuta de la Coordinadora, pero, por sorpresa, los sindicatos mayoritarios se han sumado también a estas movilizaciones. En paralelo, si el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acudía a la manifestación de la mañana en Madrid, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, lo hacía por la tarde, acompañado de su madre.

Otra movilización masiva

Más allá de estas diferencias, en las alrededor de 100 manifestaciones convocadas durante la mañana, con el apoyo de la también la Unión Sindical Obrera (USO), de personajes destacados del mundo de la cultura y el Movimiento Feminista de Madrid o el grupo Recortes Cero, cientos de miles de jubilados han redoblado la presión sobre el Gobierno, que sigue resistiéndose a subir las pensiones con el IPC.

Medio millón de personas en toda España, según los sindicatos, cuyas pancartas y consignas cargaban contra el Gobierno y su presidente, Mariano Rajoy, acusándole de robar lo que es suyo a los pensionistas. «Ni el agua ni el viento detienen el movimiento», «no quedan pensiones para jubilados, pero cómo gastan en los despachos del Estado» o «más pensiones y menos ladrones», son algunos de los cánticos que han resonado este sábado por toda España.

Alrededor de 15.000 personas han salido a la calle armados con paraguas y capuchas en el centro de Madrid, desde  la Puerta del Sol al Museo Reina Sofía, según cifras de la Delegación del Gobierno. «Creemos que este auténtico aguacero de pensionistas y trabajadores en las calles tiene que tener una lectura por parte del Gobierno», ha destacado el líder de CCOO, Unai Sordo, en plena marcha.

Por su parte, el secretario general de UGT ha asegurado que el Gobierno tiene que ser consciente de que hay una mayoría de ciudadanos que no aceptan que las pensiones suban solo un 0,25%. «El país crece, las empresas tienen beneficios grandiosos y las pensiones están congeladas, por eso creo que es razonable que las pensiones recuperen poder adquisitivo y vuelvan a la senda de 2011», ha indicado.

Más allá de las capital, la onda expansiva de la protesta por las pensiones dignas de ha dejado notar en toda España, donde decenas de miles de personas –medio millón según los sindicatos convocantes—han salido a la calle. Ha sido el caso de las capitales vascas –150.000 manifestantes en todas las convocatorias-, o manchegas (26.000)  y también en Extremadura, Galicia, Andalucía y Aragón.

Incluso, el secretario general de UGT en Canarias, Gustavo Santana, que se jugó la sucesión de Cándido Méndez al frente la UGT con Pepe Álvarez en 2016, ha calificado de “histórica” las marchas por las pensiones en el archipiélago y ha llegado a plantear la necesidad de convocar una huelga general.

PSOE vs Podemos

Las manifestaciones convocadas por los sindicatos han contado, no solo con el apoyo de artistas y escritores como Miguel Ríos, Antonio Muñoz Molina, Elvira Lindo, Ana Belén, Víctor Manuel y María Botto. También han sido arropadas por el PSOE y su secretario general del PSOE. Pedro Sánchez, que ha estado presente en la manifestación de Madrid, ha asegurado que el Gobierno ha «abandonado» a los pensionistas subiendo solo un 0,25% las pensiones, y ha recalcado que los pensionistas son quienes «construyeron» España, mientras que el Ejecutivo es el que está «destruyendo» sus pensiones.

Pedro Sánchez ha apoyado a los sindicatos, Pablo Iglesia a la Coordinadora Estatal

Por la tarde, las concentración y manifestaciones se han sucedido, esta vez convocadas por la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones, en confluencia con la movilización convocada por ‘No somos delito’ contra la Ley Mordaza en Madrid y con el apoyo del sindicato CGT. Estas protestas han sido secundadas en cambio por Podemos.

De hecho, su líder, Pablo Iglesias, ha acudido a la manifestación en la capital de España desde la Puerta del Sol hasta la Plaza de Neptuno, en las inmediaciones del Congreso de los Diputados, acompañado de su madre. Iglesias ha asegurado que las marchas de hoy por las pensiones dignas demuestran que “hay que echar al Gobierno”, que antes de rescatar a los pensionistas prefiere hacerlo “con las autopistas o los bancos”.

Además, han destacado las concentraciones que han tenido lugar en Pamplona y Bilbao, En la capital navarra, miles de personas, 20.000 según los organizadores y más de 15.000 según la Policía Municipal, se han manifestado de nuevo pese a la lluvia y el frío, en defensa, otra vez, de unas pensiones dignas.

Del mismo modo, una marea humana, con la participación de 115.000 personas, según fuentes municipales, ha recorrido esta tarde las calles de Bilbao para exigir unas pensiones públicas «dignas» y decir «no al 0,25%». Los pensionistas, que han pedido la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han advertido de que seguirán adelante con las movilizaciones y se han mostrado convencidos de que van a «ganar esta batalla».

El resultado ha sido un día entero de manifestaciones disgregadas ante una misma causa, un Gobierno de Mariano Rajoy que sigue sin dar su brazo a torcer. El propio jefe del Ejecutivo sostenía este sábado, en un día así, que subirá las pensiones, pero siempre poniendo por delante el equilibrio de la Seguridad Social: “Subirán lo que podamos”, ha zanjado.

 

Comentar ()